Entrevista al arzobispo de Santiago de Cuba, monseñor Dionisio García Ibáñez

`La visita de Benedicto XVI a Cuba ha alimentado la esperanza de cambio`

Mundo · Marta Petrosillo
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
9 abril 2012
«Todavía se habla de ello». El arzobispo de Santiago de Cuba, monseñor Dionisio García Ibáñez, cuenta a Ayuda a la Iglesia Necesitada su visión sobre la visita del Papa Ratzinger a la isla caribeña. Tres días en que los cubanos «vivieron momentos de intensa comunión» y que nutrieron «las esperanzas de cambio» de la Iglesia. Cuba ha vivido su primer Viernes Santo festivo. Una ocasión excepcional, pero tal vez suceda lo que sucedió con el 25 de diciembre de 1997, «regalo» de Fidel a Wojtyla...

Su Excelencia, ¿cómo vivió Cuba la llegada de Benedicto XVI?

Fue una verdadera bendición. Y no solo para los católicos. El Papa habló a la gente con sensibilidad y claramente, y acompañó a nuestra Iglesia en el aniversario de los 400 años de la aparición de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de la isla. El pueblo cubano pudo finalmente vivir momentos de intensa comunión con Dios. En Santiago de Cuba todavía se habla de la visita. Y se habla con profunda gratitud.

Antes del viaje apostólico, usted había dicho que la Iglesia puede «facilitar» la solución de las controversias cubanas…

La acción pastoral tiene que ver con todos los ámbitos de la vida de la persona. Y, por ende, también con la política. El Santo Padre trajo un mensaje de reconciliación y de vuelta a las raíces de la fe en Cristo, capaz de promover la comprensión que hace posible cualquier cambio. Lo que pide la Iglesia cubana: un cambio interior. Debemos desligarnos de las posiciones en las que nos hemos enrocado y abrirnos a los demás.

El cambio más tangible de la visita papal es que el Viernes Santo ha sido un día festivo…

Por ahora, se trata de una festividad excepcional. Aunque aquel 25 de diciembre de 1997 festivo, proclamado por Fidel antes de la llegada de Juan Pablo II, después se transformó en una fiesta regular. Esperemos. Las más antiguas tradiciones cubanas están vinculadas con las fiestas religiosas y el Viernes Santo era un tiempo muy importante: la radio transmitía música sacra y nadie iba a trabajar. Además, Cuba se acercaría de esta forma a otros países latinoamericanos que (al contrario de nosotros) han podido mantener viva la festividad.

Ahora que Benedicto XVI se ha ido, prosiguen las celebraciones por los 400 años de la Virgen de la Caridad del Cobre. El Santuario se encuentra en su archidiócesis. ¿Llegan muchos peregrinos?

Muchísimos. La Virgen de la Caridad del Cobre es el corazón espiritual del pueblo cubano. Nosotros los católicos la amamos, porque en estos años difíciles ha sido el ancla que ha mantenido el vínculo entre Dios y la Iglesia. Pero "Cachita" es un símbolo de la cultura y de la identidad nacional para todos. El año pasado, una multitud inmensa rindió homenaje a una copia de la estatua mariana que visitó las 11 diócesis cubanas. La Virgen es la mejor evangelizadora para nuestro pueblo. Solo hay que observar su imagen: con una mano sostiene a Jesús, en la otra, la Cruz, es como un Evangelio en miniatura.

Noticias relacionadas

Powell y la polarización española
Mundo · F.H.
En las últimas horas ha muerto el que fuera secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell. Nacido en Harlem, de padres jamaicanos, creció al sur del Bronx y se graduó en el City College de Nueva York. ...
19 octubre 2021 | Me gusta 3
Tratados, Constitución y cómo evitar un Polexit
Mundo · Miguel de Haro Izquierdo
En el tablero de las relaciones internacionales se diseña y está en juego una importante partida sobre la primacía, a corto y medio plazo, sobre qué región y qué país van a poder dominar el mundo de los negocios, la economía, la cultura, el desarrollo tecnológico, la geopolítica, las...
13 octubre 2021 | Me gusta 4
Elecciones en Alemania. “Willkommen” al futuro
Mundo · Ángel Satué
Cuando pienso en la política alemana, siempre alcanzo a recordar a Helmut Kohl. También me saltan a la memoria Margaret Thatcher, Mitterrand y González, al que el tiempo mejoró. Los cuatro son parte del pasado político de Europa, y piezas fundamentales. ...
1 octubre 2021 | Me gusta 4