La vida secreta de las abejas

España · Víctor Alvarado
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
3 octubre 2013
Este largometraje cuenta las aventuras de la adolescente Lily Owens con su criada y buena amiga Rosaleen, que busca conocer la verdad de la desaparición de su madre. Este tema atormenta a la pequeña desde la más tierna infancia, que se refugia en la Virgen María como forma de consuelo ante las duras reprimendas de su tosco padre.

Lo más destacable de la película es el duelo interpretativo entre Queen Latifah y Dakota Fanning. La relación que establecen resulta realmente entrañable y conmovedora. Y, sobre todo, la autora hace hincapié en el proceso necesario para generar una confianza que  permita compartir los misterios de una vida mediante el diálogo y el cariño. Dakota Fanning manifiesta con gran desenvoltura la curiosidad de todo quinceañero por conocer las caras ocultas de su pasado. ¿Quién no se hacía preguntas con esa edad?

Por otra parte, la historia deja entrever valores como la capacidad de perdonar, la religiosidad positiva como fuerza sanadora y la amistad como medio para crecer como persona. La cinta, al estar ambientada en la América profunda de los años 60, refleja adecuadamente y con cierto toque de denuncia las graves dificultades a las que se tuvo que enfrentar la comunidad afroamericana para conseguir los mismos derechos que los blancos. Martin Luther King aparece como una de las llaves para que el milagro fuera posible.

En contraposición con lo positivo, a la cinta le falta pegada. Parece que la miel de las abejas ha impregnado demasiado a la trama.  Se trata de una historia interesante en el fondo, pero narrada de un modo empalagoso. Este relato cinematográfico, y perdón por la expresión, huele a Winnie the Pooh. Probablemente, la directora Gina Prince-Bythewood ha buscado un público femenino, contando una historia de mujeres, donde los hombres pintan poco.

En definitiva, nos encontramos con una realizadora que apunta maneras y que ha captado la esencia espiritual de las novelas de Sue Monk Kidd. Además, esta obra del celuloide se apoya en una buena banda sonora. Por cierto, ¿Sabían ustedes que Alicia Keys aprendió a tocar el violonchelo para una de las escenas de la película?

Noticias relacionadas

Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 2
La política y las identidades
España · F.H.
Es nefasto que la religión se convierta en política. Sabemos lo que eso significa en la India, en Pakistán, en Oriente Próximo y en algún rincón más del mundo. Es nefasto que la religión se convierta en política pero es casi tan nefasto o más que la política se convierta en religión. ...
26 mayo 2021 | Me gusta 4
El penúltimo escalón de la razón
España · F.H.
El niño que me pidió limosna me dio el bendito momento en el que te implicas, en el que el búnker de tu profesionalidad neutra se abre y te sale de la cabeza una pregunta: ¿qué será de él?...
21 mayo 2021 | Me gusta 7
La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 6