La vida es bella

Cultura · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.584
11 diciembre 2013
Hace un par de semanas Lucia y Franci me pidieron comentar una película que reflejara bien los campos de concentración nazis; en su honor, hoy abordaremos ´La vida es bella´.

LA VIDA ES BELLA (1997)

Dirigido por Roberto Benigni

1. En pocas palabras…

Guido es un personaje judío de gran imaginación que vive en la Italia de finales de la II Guerra Mundial (1939-1945). A lo largo de la película se muestra el discurrir de la vida de este hombre con grandes dosis de humor: la amistad con Ferruccio; el amor por Dora, una maestra escolar, con la que después se casará; el hijo que tienen ambos;… El elemento histórico de la película se muestra constantemente, aunque con especial énfasis hacia el final de la obra: los nazis alemanes descubren la ascendencia judía de los protagonistas y los internan en un campo de concentración. Guido intentará hábilmente disimular la situación a su hijo.

2. Ambientación

Partiendo de la base que la película es una fábula, y no aspira a ser una fidedigna crónica histórica, la ambientación que presenta es realmente buena. Además de la escenografía general que sumerge con bastante éxito al espectador en la Italia de principios de los 40’, hay detalles de historicidad que no pueden pasarnos inadvertidos y cito brevemente:

• Uno de los gags más celebrados de la película es la conversación entre Guido y el tío de Ferruccio en la tapicería:

  -Porque usted, ¿cómo piensa políticamente?

  -(Dirigiéndose a sus hijos) !¡Benito, Adolfo, estaos quietos!! (De nuevo a Guido) ¿Qué decía?

  -… no, nada

 Se explica por sí solo.

• En la celebración del compromiso de Dora con Rodolfo (el cabezota de los huevos) se muestra la influencia en el contexto del momento tanto del fascismo como del nazismo: aparece una tarta etíope (que el camisa negra saluda muy formal) con un avestruz encima: esto es un guiño a la conquista que esos momentos había realizado la Italia de Mussolini de Etiopía (también a estos e refiere Guido al principio cuando dice que llamará a la granja Adiss Abeba). Por otro lado, la directora de la escuela de Nora hace apología racial de los niños alemanes que son capaces de resolver un problema matemático sobre el exterminio de discapacitados, sin que ninguno de los otros oyentes se inmute siquiera.

• En la primera mitad de la película se muestra constantemente el hostigamiento público contra la raza judía, en ocasiones vandálico y callejero, como pintar el caballo o la entrada de la librería de Guido con letreros sobre que son propiedad de judíos; en otros casos de forma más discreta, como cuando se ve el cartel “prohibida la entrada al local a los perros y a los judíos”.

• Mi interés en comentar esta película en concreto, por petición de Lucia y de Franci, es como fiel reflejo de la vida en los campos de concentración: desde que se les interna en el campo, a través de los ojos de Guido y, fundamentalmente, de Josué, observamos todos los pormenores del mismo, como son que hombres y mujeres vivían separados (aunque los niños solían estar con las mujeres), que su estancia se destinaba a trabajos forzados de gran esfuerzo físico, que ancianos y enfermos eran eliminados inmediatamente, que las matanzas masivas se producían en cámaras de gas que se hacían pasar por duchas (sobre este aspecto en concreto son muy ilustrativas también “La lista de Schindler” y “El niño del pijama de rayas”); que los muertos se quemaban en hornos crematorios en el propio campo o se usaban para fabricar botones y jabón,…

3. Personajes

Teniendo en cuenta, como decía antes, que la película es más una fábula que un testimonio histórico, los personajes representados no son personajes existentes realmente sino, una vez más arquetipos de gente que sí existió.

Con relación a esto, un aspecto que no debe perderse para comprender el contexto y la película, es que la persecución nazi es al judío en cuanto etnia (antisemitismo), no según su religión, dado que tanto Guido como su tío son cristianos y eso no resulta óbice para que les acosen y les internen.

4. Útiles y utensilios

En este apartado no puedo hacer mucho hincapié: los útiles que se muestran de la época en la película se ciñen a la realidad sin problema, lo cual no es exageradamente difícil teniendo en cuenta que no ha pasado ni un siglo. Ciertos elementos destacan en su función de dar más autenticidad:

• La propaganda fascista está muy presente: carteles, banderas, letreros en la escuela,…

• Los uniformes de los prisioneros en los campos de concentración, con el número en el pecho y también tatuado en el brazo.

• El gramófono en que Guido pone Offenbach, pequeño detalle, pero gran guiño histórico.

Sí se echa en falta que los protagonistas, en tanto que judíos no aparezcan llevando un brazalete con la estrella de David en amarillo.

5. Lo mejor

La forma al mismo tiempo suave e histórica que tiene de presentar la crudeza de los campos de exterminio.

6. Lo peor

La película es muy buena, es difícil decir cual sería el peor fallo histórico. Diré simplemente que en pro de la narración afabulada excluyen el componente bélico: hasta el mismísimo final de la película –que aparece un Sherman de los aliados- no se tiene noción de que en Italia haya establecido en esos mismos momentos un feroz frente de guerra.

Noticias relacionadas

Con la lámpara encendida
Cultura · Javier Mª Prades López
Publicamos la homilía de Javier Prades durante el funeral de Mikel Azurmendi el pasado 9 de agosto en la parroquia del Espíritu Santo de San Sebastián...
12 agosto 2021 | Me gusta 9