La venganza del Isis contra la ´revolución´ de Nidaa Tounes

Mundo · Souad Sbai
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 160
19 marzo 2015
Túnez paga el precio de la libertad. Paga, con los atentados al Museo del Bardo y al Parlamento donde turistas extranjeros han resultado muertos y heridos, por haber dicho no al extremismo y haber derrocado del gobierno a quien intentaba devolver a Túnez al medievo de la razón, al integrismo, a la violencia yihadista sistemática y legalizada.

Túnez paga el precio de la libertad. Paga, con los atentados al Museo del Bardo y al Parlamento donde turistas extranjeros han resultado muertos y heridos, por haber dicho no al extremismo y haber derrocado del gobierno a quien intentaba devolver a Túnez al medievo de la razón, al integrismo, a la violencia yihadista sistemática y legalizada.

Pero Túnez ya había visto mucho antes que su lista de aliados empezaba a reducirse. Después de las elecciones que llevaron al gobierno a Nidaa Tounes, líder de La Llamada de Túnez, una formación liberal y laica, se produjo por parte de Occidente un boicot preparado y continuado del resultado electoral, porque el caballo por el que las élites políticas europeas y americanas habían apostado, es decir, el extremismo camuflado de moderado, había sido derrotado y su lugar no lo ocupaba otro simulacro político sino un grupo de cabezas pensantes liberales y moderadas. Nadie que continuase la obra de demolición geopolítica del norte de África, permitiendo la expansión neosafalafita de la cuna de la cultura árabe. De Egipto a Túnez, pasando por Libia y quién sabe por dónde pasará mañana, quizás Argelia.

Los ataques de Túnez son solo la punta de un iceberg vergonzoso que ha visto cómo Occidente intentaba acabar con la idea del renacer tunecino, allí donde las urnas habían decretado el éxito de un pueblo dispuesto a volver a empezar ya libre de cualquier condicionamiento exterior. Cuando se habla de decapitar personas y sueños, naciones y pensamientos, el yihadismo siempre está dispuesto a ponerse en primera línea. Por lo demás, no es un misterio que en esa zona, aparte del Isis, existe un vasto panorama de movimientos y grupos de sello yihadista y salafita preparados para actuar en cualquier momento, desde Al Qaeda en el Maghreb islámico hasta Ansar al Sh`aria.

Recuerdo con extrema nitidez el asesinato de Chokri Belaid, líder de la oposición a Ennahda, justo en el momento en que Túnez empezaba a darse cuenta de que se estaba encaminando hacia el abismo del extremismo institucionalizado. La muerte de Belaid podía detener de forma fulminante la toma de conciencia tunecina sobre su futuro, pero el pueblo nunca se detuvo y ha seguido creyendo que podían cambiar las cosas, diciendo sí a la democracia, a la igualdad y a la libertad. Ya presentes desde 1956 de la mano de Bourghiba.

Esta masacre es una prueba que Túnez, aun sola y con dificultades, sabrá afrontar. Porque si bien el Occidente del falso multiculturalismo la ha abandonado, en el corazón vivo de Europa el principio de la libertad sigue latiendo. En los textos y discursos de los que no tienen miedo, de los que denuncian el extremismo, de los que hablan de Túnez y de la victoria de la democracia liberal y laica, de los que no temen ser acusados de intolerancia o islamofobia, se pide que el extremismo militar y armado no ponga su pie en Túnez. Hoy, las fuerzas que creen en el ejemplo tunecino como un empuje democrático para todo el norte de África deben estar aún más unidas. Paciencia si nadie, en Bruselas, París, Berlín o Washington, envía palabras de apoyo a Túnez. Los que creen en la libertad, en la democracia y en la existencia de un mundo árabe moderado y moderno tienen hoy a Túnez en su corazón y en su alma, y testimonian su dolor en silencio. Sabiendo en cambio que Túnez no se rinde y que los jazmines de la libertad florecerán de nuevo sobre el terreno martirizado por la locura homicida del yihadismo.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3