La trama

Cultura · Víctor Alvarado
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
18 febrero 2013
Hacía tiempo que una película de cine negro no llegaba a la cartelera española. De algún modo, La Trama (2013) toma como referentes a los maestros de este cine como Fritz Lang (La mujer del cuadro), Howard Hawks (El sueño eterno), John Huston (La jungla de asfalto), Otto Premiger (Laura) o Billy Wilder (Perdición) y sus mujeres fatales como la Gloria Grahame de Deseos humanos o la Rita Hayworth de Gilda. Evidentemente, esta producción no alcanza el nivel del repertorio citado, pero si ofrece una digna historia, que puede servir para pasar una tarde entretenida.

El argumentogira en torno a un policía de Nueva York, que sale libre de cargos tras untiroteo a pesar de lo cual es destituido de su puesto de detective por elalcalde, por lo que éste se dedicará a la investigación privada. Siete años mástarde, nuevamente, el máximo representante de la ciudad contratará susservicios para intentar descubrir una infidelidad de su mujer. Sin embargo,detrás de esa trama se esconde un secreto que Tagart (Mark Wahlberg) deberádescubrir, pues se produce un misterioso asesinato.

Está dirigida porAllen Hughes, autor de El libro de Elio Desde el infierno junto a suhermano gemelo con el que lleva colaborando desde los 12 años, lo que confirmanuestra teoría de que el enchufismo en el cine funciona, aunque este es suprimer trabajo en solitario. El realizador intenta llamar la atención delespectador cada vez que abre una trama, pero no sabemos si logra el efectodeseado, porque los golpes de efecto pueden parecer artificiales para elespectador experimentado, por lo que no caerá en las "trampas" que vayatendiendo el guionista. Este largometraje está marcado por un patrón definidocomo producto del marketing.

Por otro lado,el reparto lo encabeza un Mark Wahlberg, que es un tipo formal, familiar, conprincipios sólidos y como católico, que se considera, da gracias a Dios por lamañana cuando se levanta y por las noches antes de dormir. Y es que este hombretuvo una juventud desastrosa y conflictiva, decidiendo en un momentodeterminado dar un giro brusco a su vida para acabar convirtiéndose en unhombre de orden. Russel Crowe interpreta de modo poco convincente a unpolítico, cuya transparencia brilla por su ausencia. Alona Tal y, en especial,Catherine Zeta Jones le ponen ese sello inconfundible del film noir, aunque supersonaje nos parece un tanto descafeinado.

Finalmente, nosparece interesante destacar la ética de un personaje que no acepta dinero sucioy que actúa acorde a lo que le dictamina la conciencia a pesar de que suactitud le pueda perjudicar.

Noticias relacionadas

La medicina personalizada y la farmacogenómica
Cultura · Juan Carlos Hernández
En el último libro de Nicolás Jouve, El mensaje de la vida: Credo de un genetista (Ed: Encuentro), el catedrático de Genética aborda varias cuestiones sobre bioética de gran actualidad desde una perspectiva multidisciplinar. ...
13 julio 2021 | Me gusta 8
Dónde renace una democracia efectiva
Cultura · Massimo Borghesi
Varias causas han provocado una debilidad minimalista al modelo democrático. El primado del libre mercado ha vaciado del significado el ideal construido tras la Segunda Guerra Mundial....
8 julio 2021 | Me gusta 17