La tercera vía: vida, libertad, justicia y la esperanza

Mundo · Jorge Traslosheros (Ciudad de México)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
18 diciembre 2009
El año que termina ha sido intenso en el debate por la vida en México, un asunto de especial relevancia pues nos confronta con la visión que nuestra cultura tiene de la justicia y del ser humano, fundamentos de nuestra convivencia social. El debate es extenso e implica el tratamiento que damos a las mujeres, a los concebidos, a los migrantes, a los niños de la calle, que involucra problemas como la eugenesia, la eutanasia y todo cuanto afecta nuestro aprecio por la persona. El aborto, lejos de agotar el debate, es tan sólo su trinchera más visible por ahora. Vale la pena hacer un balance.

El problema del aborto se genera en el momento en que una mujer, al saberse embarazada, por la razón que sea y que no debemos juzgar, decide que no quiere ser madre. En este momento dos personas parecen entrar en conflicto, lo que se expresa como un dilema de valores y derechos: la libertad y la vida. Cualquier otra razón que se esgrima en pro o en contra se subordina al mismo problema, puesto que si la mujer decide ser madre el dilema deja de existir y el debate se vacía de contenido. Las condiciones sociales o personales hacen más dramático el problema, pero no lo crean.

Frente al dilema se han planteado tres posturas. La primera afirma que en el vientre materno no existe un ser humano, por lo que es legítimo matarlo en beneficio de la libertad de la mujer. La segunda reconoce que en el vientre de la mujer existe un ser humano, pero considera que su derecho a la vida es el único que importa, por lo que niega cualquier opción de libertad a la mujer. Ambas son injustas y generan violencia, pues niegan el derecho de alguna de las partes.

La tercera vía reconoce la existencia de un ser humano en pleno desarrollo en el seno materno y el derecho que asiste a la mujer para decidir sobre su maternidad. Busca salvar la vida del concebido y la libertad de la mujer. Es una solución en justicia que nos responsabiliza para apoyar iniciativas de la sociedad civil, así como políticas públicas, en beneficio de la mujer y del concebido. Esto implica educación, prevención, atención a la mujer embarazada y, muy importante, la adopción.   

A lo largo del año, 17 estados de la república de México modificaron sus constituciones y códigos penales para: garantizar el derecho a la vida desde la fecundación hasta la muerte natural, reducir o eliminar las penas a la mujer que se ha visto orillada al aborto y, muy importante, penalizar a quienes lucran con la desgracia de la mujer en un comercio perverso. En México se ha abierto paso la tercera vía, optándose por la justicia en defensa de la vida y la libertad. Una buena noticia para afirmar nuestra esperanza en el año que viene.  

Noticias relacionadas

Política, un salto al vacío
Mundo · Giorgio Vittadini
Ante la crisis de gobierno en Italia, me viene a la mente una canción de Enzo Jannacci que dice: “Sigue adelante, Pascual, que la dignidad y la infamia quedan muy lejos”. ...
28 julio 2022 | Me gusta 0
Alianza reforzada
Mundo · Ángel Satué
Hace tiempo que han dejado de sonar las sirenas en la capital temporal de la Alianza Atlántica por un par de días, Madrid. ...
13 julio 2022 | Me gusta 0
La incertidumbre tiene un nombre
Mundo · Ángel Satué
Gran Bretaña se acostó esta semana desunida en torno a un problema más. Es increíble la capacidad de Boris Johnson de generar problemas, y tratar de resolverlos, generando uno mayor. ...
8 julio 2022 | Me gusta 3
Europa carnívora
Mundo · Gonzalo Mateos
Fue Luuk van Middelaar, habitual analista de la realidad europea, a quien en una de las conferencias almuerzo en el Bozar de Bruselas le oí decir algo que he recordado muchas veces después: “una Europa herbívora no puede sobrevivir en un universo de animales carnívoros”. ...
6 julio 2022 | Me gusta 3