La tentación del Estado omnipotente

Mundo · Venezuela Actual
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
16 marzo 2009
A pocas semanas del último referéndum electoral, el presidente Chávez, cada vez más golpeado por la crisis económica que está llevando al país al colapso, ha relanzado el tema de las nacionalizaciones y la expropiación de los bienes de empresas nacionales y extranjeras, con la única esperanza de mantener el clima de conflicto y entonces manipular el consenso a su favor. Las nacionalizaciones son la vieja receta económica marxista como respuesta a las crisis económicas.

Es la repetición de la Historia con "h" minúscula, es la repetición de la supremacía de la ideología como respuesta a los grandes problemas de un país. Pero la historia de las nacionalizaciones es la historia, ya escrita, de un error anunciado. Para muchos la revolución bolivariana y su "socialismo del siglo XXI" son fenómenos políticos sui generis, pero si se observa de cerca y se lee la crónica de estos años, emerge con claridad que el producto podrá ser distinto, pero el resultado es el mismo: mayor burocracia, mayor corrupción y asistencialismo ideológico, hasta hace poco financiado por los altos precios del petróleo. Las reservas internacionales se están reduciendo drásticamente, a tal punto que el Banco Central de Venezuela se ha visto en la necesidad de "vender" siete toneladas de oro para recuperar la transferencia del 30% de las reservas monetarias a un Fondo Gubernamental de Emergencia. A pesar de la última victoria en el referéndum y el consenso en torno a su persona, Chávez comienza a ser visto en su faceta menos atractiva por parte de la población, aumentando el desencanto. Y con un precio del barril de petróleo a 30 USD el desencanto está destinado a crecer siempre más.

Un ejemplo de esta fractura inicial entre los más pobres y Chávez ha sido la elección el pasado 23N de Carlos Ocariz, un exponente político de la oposición como alcalde del municipio de Sucre, donde se encuentra Petare, el barrio más pobre y grande de Venezuela. Una victoria simbólica y cargada de optimismo porque en Venezuela quien vence en Petare puede vencer en todo el país. Una victoria llena de valor y significado porque ha premiado no a una estrategia de marketing político, no a una política antichavista, sino por el contrario ha premiado el retorno de la política como bien común, de la política no hecha en términos ideológicos, sino para la persona, para la gente y con la gente. Y este último dato, más que cualquier otro, es el que ha provocado a Chávez para crear la nueva figura (ya rechazada en el referéndum de 2007) del vicepresidente del área metropolitana. Una suerte de burócrata nombrado directamente por Chávez para controlar y limitar la operación de los líderes de la oposición electos en las diversas alcaldías y estados del país. Pero no es cierto que estas nuevas leyes vayan a cambiar el futuro político y económico del país, no es cierto que estos intentos desesperados del Gobierno chavista vayan a desmoralizar esa gran parte de la sociedad civil venezolana que, en diciembre del 2007 y el pasado mes de noviembre de 2008, ha sabido decir que no a la reformas en contra de la libertad propuestas por el Gobierno. Un NO que ha cambiado, solamente con el voto y la libertad, el rostro del chavismo en su intento de tener un Estado omnipotente.

Cuáles serán los efectos de la crisis económica y cómo el Gobierno sabrá afrontarlos lo veremos en los próximos meses, pero seguramente 2009 será el año decisivo para el presidente Chávez, será el año en el cual deberá impulsar la economía y reducir drásticamente la criminalidad, será el año donde a las grandes proclamas ideológicas tendrán que seguirle las verdaderas reformas que el país espera.

Noticias relacionadas

Powell y la polarización española
Mundo · F.H.
En las últimas horas ha muerto el que fuera secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell. Nacido en Harlem, de padres jamaicanos, creció al sur del Bronx y se graduó en el City College de Nueva York. ...
19 octubre 2021 | Me gusta 3
Tratados, Constitución y cómo evitar un Polexit
Mundo · Miguel de Haro Izquierdo
En el tablero de las relaciones internacionales se diseña y está en juego una importante partida sobre la primacía, a corto y medio plazo, sobre qué región y qué país van a poder dominar el mundo de los negocios, la economía, la cultura, el desarrollo tecnológico, la geopolítica, las...
13 octubre 2021 | Me gusta 4
Elecciones en Alemania. “Willkommen” al futuro
Mundo · Ángel Satué
Cuando pienso en la política alemana, siempre alcanzo a recordar a Helmut Kohl. También me saltan a la memoria Margaret Thatcher, Mitterrand y González, al que el tiempo mejoró. Los cuatro son parte del pasado político de Europa, y piezas fundamentales. ...
1 octubre 2021 | Me gusta 4