La semana en la que todo ha hecho agua

España · M. Medina
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
14 julio 2011
La sucesión de los acontecimientos es vertiginosa. El lunes Zapatero anuncia la remodelación del Gobierno que ya había adelantado el viernes anterior Rubalcaba. El martes toman posesión los nuevos ministros, Camacho de la cartera de Interior y Blanco de la de Portavoz. Tienen que salir corriendo para hacer frente a la crisis de la deuda que ha situado el diferencial en 380 puntos básicos, nivel similar al de los países que van a ser intervenidos. Zapatero le echa la culpa a la Merkel.

Puede que la tenga porque a la canciller le falta capacidad de liderazgo. Reivindica que los bancos participen de forma obligatoria en el rescate de Grecia. A lo mejor lleva razón. A lo mejor la salida óptima para salvar al euro es dejar caer al país heleno. Lo que no es bueno es esta indeterminación, esta sucesión de reuniones del eurogrupo en las que no se llega ni a la fórmula del rescate ni a la de la quiebra. Pero que Zapatero, que mantiene el país con una tasa de paro superior al 20 por ciento, se permita dar lecciones parece de chiste. La Italia del criticado Berlusconi por lo menos anuncia copago sanitario y privatizaciones. Nuestro Gobierno no anuncia nada.

Y el miércoles, con el fiel Camacho estrenando su cartera de Interior, el juez Ruz procesa al que era director general de la Policía, al jefe en el País Vasco y al inspector Ballesteros por el chivatazo a ETA en el caso Faisán. La responsabilidad política del propio Camacho y de Rubalcaba es evidente. ETA el martes hacía público un comunicado en el que no anunciaba el abandono de las armas, reivindicaba el mérito de haber metido a Bildu en las instituciones.

En tres días las dos herencias más nefastas de los Gobiernos socialistas se transparentan. España entre los países periféricos, en la zona de intervención. La mal llamada paz que ha llevado a los etarras a las instituciones exigió utilizar a la policía para colaborar con los asesinos. Hace falta una pedagogía clara y rotunda para hacer frente al contenido de esas dos herencias.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3