¿La religión es el problema?

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.352
3 febrero 2015
Aún con el impacto de los recientes atentados terroristas en París muchos articulistas se han lanzado a culpabilizar a la religión como origen de este mal. Me ha llamado especialmente la atención un artículo de Arcadi Espada en donde, en esencia, venía a decir que “es necesario abandonar la creencia en la vida eterna para evitar la violencia de tipo religioso”.

 Aún con el impacto de los recientes atentados terroristas en París muchos articulistas se han lanzado a culpabilizar a la religión como origen de este mal. Me ha llamado especialmente la atención un artículo de Arcadi Espada en donde, en esencia, venía a decir que “es necesario abandonar la creencia en la vida eterna para evitar la violencia de tipo religioso”. Desde luego sin la idea de la vida eterna la vida sería tremendamente injusta. Pero aparte de esto el señor Espada, entiendo que con toda su buena voluntad y preocupación justa, olvida que el pasado siglo vivió dos ideologías, el nazismo y el comunismo,  marcadas por el ateísmo. Fuera de duda está que el siglo XX no pasara a la historia precisamente como pacífico. Alexander Solzhenitsyn recordaba como su abuela lo expresaba con sencillez “los hombres han olvidado a Dios” al describir los horrores del siglo pasado.

 La religión busca responder a las exigencias más constitutivas del hombre. La extirpación de esta hipótesis frente a la vida significa abandonar al hombre frente a la nada que es el caldo de cultivo para que los jóvenes, que buscan un sentido a su vida, sean fácilmente maleables a diferente ideologías destructivas sean religiosas o no. El hombre tiene derecho a buscar un sentido a su vida y partir de la hipótesis que encuentra en su propia cultura u otra si un encuentro en su vida lo hace posible.

 El reverso de la moneda es que la religión al mismo tiempo tiene que confrontarse con la razón. Las palabras de Benedicto XVI, en su discurso en Westminster Hall,  sitúan a la fe y a la razón en su justo lugar ”Este papel corrector de la religión respecto a la razón no siempre ha sido bienvenido, en parte debido a expresiones deformadas de la religión, tales como el sectarismo y el fundamentalismo […] dichas distorsiones de la religión surgen cuando se presta una atención insuficiente al papel purificador de la razón respecto a la religión. Se trata de un proceso en doble sentido. Sin la ayuda correctora de la religión, la razón puede ser también presa de distorsiones, como cuando es manipulada por las ideologías o se aplica de forma parcial en detrimento de la consideración plena de la dignidad de la persona  humana […] Por eso deseo indicar que el mundo de la razón y el mundo de la fe necesitan uno de otro y no deberían tener miedo de entablar un diálogo profundo y continuo, por el bien de nuestra civilización”.

 

Noticias relacionadas

Una larga travesía en el desierto
España · Francisco Medina
¡Guerra! Es el titular que leemos desde que ayer se hiciera público que Isabel Díaz Ayuso estaba siendo investigada por sus propios compañeros de partido en lo que parece ser un ajuste de cuentas que abre en canal al PP. House of cards en directo....
18 febrero 2022 | Me gusta 4