´La reforma del euro es insuficiente, falta liderazgo en Alemania´

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
8 diciembre 2011
Entrevista a Luis Rubalcaba, catedrático de Economía, a propósito de la Cumbre de Bruselas que se celebra este viernes.

Este viernes en la Cumbre de Bruselas se decide, en gran medida, el futuro del euro. Jacques Delors dijo hace unos días que el euro es defectuoso desde su nacimiento.

Es que es así. Cuando se acaba de cerrar el Tratado de Maastricht, Delors les dijo a sus colaboradores que había sido el mayor fracaso de su carrera. No quería sólo el euro. Un euro que sólo fuera una moneda no era más Europa. Estos días estamos viendo que se ha confirmado su pronóstico.

La reforma que se examina en la Cumbre incluye una mayor unión fiscal con sanciones, ya veremos si al final son automáticas, para aquellos países que se excedan del tres por ciento del déficit. Pero ese máximo ya estaba previsto cuando se puso en marcha el euro y fueron precisamente los alemanes y los franceses los primeros en incumplirlo.

Fueron los primeros en incumplir el máximo diciendo que había que interpretarlo de un modo diferente. Luego vinieron los incumplimientos de los otros países. Ahora están planteando lo mismo. La reforma es de poco calado. Habrá que ver hasta qué punto va a ser eficaz que esa exigencia del cumplimiento del déficit se haga por la vía jurídica.

Se ha barajado la idea de imponer reformas de las cartas magnas, como la que se aprobó este verano en España, y que sean los tribunales constitucionales los que controlen el cumplimiento del déficit. ¿Eso no sería suficiente?

Lo que hace falta es mayor unidad económica, una mayor exigencia constitucional no basta. ¿Qué va a pasar con los países que no acepten un control del déficit por vía constitucional? La cuestión decisiva es si se firma o no se firma la reforma del tratado.

La unión fiscal de la que se habla también puede incluir armonización de tributos, sobre todo en sociedades. Eso ya es otra cosa, ¿no?

Sí, eso ya sería otra cosa. Eso sería útil. Para la unión fiscal hay dos vías. O por el lado de los ingresos, con una armonización de impuestos, o por la vía del gasto. Pero a la armonización de impuestos, sobre todo del impuesto de sociedades, hay países como Irlanda o como Holanda que se van a resistir porque su crecimiento se basa en tributos bajos. Otro tema que habría que conseguir sería el de una mayor recaudación para Europa. Habría que ceder impuestos, de ese modo se podría crear un fondo.

La cuestión del papel del BCE ha sido una de las más problemáticas hasta el momento. Alemania se ha opuesto a una intervención sin límites para frenar la crisis de la deuda. Merkel no quiere que el BCE actúe como actúa la Reserva Federal de Estados Unidos.

De hecho, a la Reserva Federal le sorprende la forma de actuar del BCE. No comprenden por qué no dicen que, en determinadas circunstancias, pueden comprar toda la deuda.

La famosa barra libre.

No hace falta que el BCE compre la deuda, lo que hace falta es que mande una señal. Que diga, por ejemplo, que no va tolerar que haya que pagar la deuda al 5 o al 6 por ciento. Eso eliminaría la especulación.

Merkel se pone enferma de sólo oírlo.

Porque Alemania ha tenido siempre un miedo pavoroso a la inflación. Pero lo que dicen los expertos es que en esa circunstancia la inflación sería solo de un punto más y eso no es problema. Los alemanes se están equivocando, no pasaría nada si, a cambio de algo más de inflación, conseguimos salvar el euro.

Además Merkel podría ser más flexible ahora que ha quitado a los gobiernos de Italia y de Grecia.

No creo que haya sido Merkel la que ha quitado esos gobiernos, los han quitado los mercados. Hasta ahora las decisiones de inversión se tomaban con dos criterios, el rating y el spread de la deuda. Ahora hay una tercera variable que es la confianza que suscitan los gobiernos.

¿Y qué le parece que en vísperas de la cumbre Standar&Poor amenazara con bajar el rating de varios países del euro? ¿No estamos ante un pulso entre el mercado y la política?

No sé por qué ha hecho eso Standar&Poor, pero no importa, mejor, mete miedo y eso nos viene bien.

Pero sube el diferencial de deuda y encarece el crédito sin que sus decisiones se sustenten en eso que ustedes los economistas llaman los fundamentales. Más que agendas de calificación parecen agencias que actúan a favor de sus intereses.

Hasta que no haya una crisis total no habrá una solución. Creo que los líderes europeos no son conscientes de la gravedad de la solución.

Eurobonos, ¿sí o no?

Sí.

Los alemanes tampoco los quieren ver.

Les falta espíritu europeo. Merkel no es Khol y se resiste porque los eurobonos significarán que las emisiones de deuda alemanas pierden valor. Y como Alemania tiene mucha deuda se niega en rotundo. Alemania se está beneficiando mucho de Europa, de la apertura de los mercados. Es, de hecho, el país que más se beneficia del euro y es lógico que sea el que más pague.

Alemania sin la zona euro se asfixiaría, el 60 por ciento de sus exportaciones se destinan a la Unión Europa y el 40 por ciento a la zona de la moneda única.

Es como el debate que hay en España porque Cataluña paga más. Si no les gusta la fórmula, que se separen. Ponemos un arancel y ya veremos qué pasa. La solidaridad es rentable para Alemania. Falta un liderazgo europeísta en Alemania. En esta reforma se va a imponer disciplina fiscal y ya está, una reforma insuficiente. Krugman está apostando por más gasto.

No me dirá que la solución de Krugman es buena. Más gasto público y darle a la maquinita de hacer billetes, que es lo que está haciendo de forma indirecta la Reserva Federal.

No, no estoy de acuerdo con Krugman, que quiere que desaparezca el euro. Hay que ajustarse el cinturón.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3