La rebelión de las iglesias en México

Mundo · Jorge E. Traslosheros (Ciudad de México)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
14 enero 2010
Católicos, evangélicos y ortodoxos han formado un frente común en México. La razón de coyuntura es conocida. Marcelo Ebrard -en aprendiz mexicano de Zapatero- y su Partido de la Revolución Democrática (PRD) pasaron una ley que califica de igual a un matrimonio que a la unión de homosexuales, concediéndoles además el acceso a la adopción de menores. Sin embargo, las razones son más profundas. Se trata de enfrentar el proyecto cultural de la así llamada izquierda que también suma aborto, eugenesia, eutanasia, liberalización de la trata de personas (prostitución por ejemplo), etc., bajo el cobijo de un laicismo que pretende expulsar a las religiones de la vida pública. Una agenda autoritaria que agrede cualquier forma de organización civil independiente, como lo son la familia y las iglesias.

La reacción de las religiones ha sido enérgica y el mensaje, muy claro. Un matrimonio, por derecho natural (y existe el matrimonio natural, no sólo religioso), está constituido por un hombre y una mujer. Éste es el camino para fundar una familia, que es la célula básica de la sociedad. Las leyes humanas deben estar en armonía con el derecho natural y fortalecer el matrimonio, no redefinirlo a capricho. La ley "gay" genera confusión y perjudica a los niños adoptados, pues les priva del derecho a vivir en una familia bien integrada y a desarrollarse como miembros plenos de una especie y sociedad que por naturaleza es heterosexual. Está claro que los adultos, en ejercicio de su responsabilidad, pueden hacer de su vida lo que quieran; pero está más claro que los niños no son juguetes para satisfacer las necesidades afectivas de los adultos. Los políticos no tienen derecho a usar a los niños como armas arrojadizas en sus obsesiones y guerras ideológicas.

La reacción del PRD, de poderosos grupos "gay" y de varios analistas y comunicadores en todos los medios ha sido intolerante y hepática. No sólo han emprendido campañas de linchamiento mediático contra aquéllos que osan expresar una opinión distinta a la suya. También han exigido el silencio de las religiones y a Fernando Gómez Mont, secretario de Gobernación, que hiciera callar a los obispos católicos, en concreto al cardenal Rivera. Con excelente criterio, el secretario respondió confirmando el principio mínimo de la democracia, que es el derecho a expresarse y disentir de lo mandado por quienes gobiernan.

Estos hechos nos dejan cuatro lecciones para empezar. Primera: las religiones no se van a callar ni dejarán de actuar. Dicha ley fue tan sólo un catalizador de un movimiento ecuménico que lleva varias décadas madurando. Segunda: urge un régimen pleno de libertad religiosa en México, pues el creyente, como cualquier miembro de la sociedad civil, tiene también derecho a expresarse por y desde su fe. Tercera: se ha roto una alianza histórica entre protestantes y liberales, nacida en el siglo XIX. Mis hermanos evangélicos -como católico no los puedo llamar de otra manera- vieron entonces, con razón, que en la protección de un Estado liberal y bajo un régimen de libertad de cultos tendrían la posibilidad de crecer y desarrollarse. Hoy, los autollamados herederos de Benito Juárez, a quien por cierto traicionan, exigen su silencio y emprenden la persecución. Cuarta: poco a poco todos los cristianos vamos aprendiendo que, sólo unidos en nuestra natural diversidad, podremos dar testimonio de la fe y razones de la esperanza para, con caridad y en la verdad, aportar decisivamente al desarrollo de una sociedad más humana y más justa. 

Noticias relacionadas

Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2
Una ayuda para levantarnos
Mundo · Francisco Medina
El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado un Real Decreto-Ley (el Real Decreto-Ley 36/2020, de 30 de diciembre), conteniendo una serie de medidas destinadas, en principio, a la ejecución del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como a la...
15 enero 2021 | Me gusta 4
Cuando “muere” la verdad, solo vale una presencia
Mundo · Luca Doninelli
Leo siempre con gran interés los editoriales de Páginas Digital y me ha llamado mucho la atención el de esta semana, “En el Capitolio el fin de un mundo”, que tal vez merecería un verbo en el título para quitar de la cabeza al lector la idea de que en el Capitolio solo se haya acabado “un...
15 enero 2021 | Me gusta 2