La ¿penúltima?

Cultura · Cristian Serrano
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
31 marzo 2013
Todo comenzó el veintidós de diciembre del pasado año. No queda lejos el día en que un madrileño que no conoce techos quedo encajonado en un frío y poco acogedor banquillo de la capital del sol. Iker Casillas Fernández o el considerado mejor portero del mundo desde el último lustro por la FIFA y la UEFA vive su particular penitencia por razones más bien dudosas.

Esto dijo el mandamás de turno en la resaca del día de la lotería: "Es una decisión técnica del entrenador. Podéis inventar las historias que queráis pero es una decisión técnica". El periodista quiso preguntar de nuevo para aclarar: "Entiendo por lo tanto que Adán está mejor o usted lo ve mejor".

A lo que Mourinho respondía: "Es mi opinión sí. Es la que vale, el entrenador elige. Las únicas opiniones validas son las de mis asistentes. El trabajo de Adán hoy no tiene significado en el resultado. No es una historia".

Esa misma noche Ramos decía: "Es sorpresa, Iker es nuestro capitán y para nosotros es clave. El mismo tema me tocó vivir a mí en su día pero vosotros la prensa sois los que debéis juzgar, no yo".

Lo normal dejó de ser normal. Llegó un día en que Adán estaba mejor. ¿No es acaso en un supuesto momento de bajón futbolístico donde el entrenador debe estar más cerca que nunca de los suyos? ¿Fue esa la forma más adecuada de ayudarle?

En el momento en que el mejor baja un escalón, bofetada que te crió y ya no queda historia en él. Un mes y un día después en su vuelta a la titularidad Casillas caía lesionado en Valencia por un golpe que, sin querer, le propinó su compañero Álvaro Arbeloa.

Llegó Diego López con velocidad de crucero desde Sevilla a la capital de España para vivir un nuevo sueño. Me encanta el titular que siempre da: "Es un regalo del Cielo cada minuto que juego en este equipo".

El guardameta gallego ha sido un invitado de lujo a una batalla que no es suya. A sus 32 años está rindiendo por encima de lo que cualquier profeta hubiera podido predecir. Se le recordará con afecto por su partido en el Teatro de los Sueños en la eliminatoria de Champions frente al United.

En estas, la semana pasada Casillas recibía el alta médica y se espera según palabras de su entrenador que vuelva a una convocatoria en el partido frente al Levante. Pronto dejará de haber debate. El de Madrid salvo tsunami verá lo que resta de temporada desde los banquillos. Silvino Louro está ganando el partido, Casillas calla con sereno pero tenso respeto. ¿Será está la penúltima del clan portugués?

Noticias relacionadas

Sciascia y las novelas sin culpables
Cultura · Joshua Nicolosi
Normalmente, las novelas policiacas acaban con los casos resueltos, los culpables castigados y el orden restablecido. Pero aquí pasa más bien lo contrario, y parece que nada es más huidizo y engañoso que la verdad...
28 octubre 2021 | Me gusta 0
EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2