Encuentro Madrid 2013

La `nueva evangelización` no es un programa, es un desafío

Mundo · José María Gutiérrez Montero
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
17 marzo 2013
En el contexto de Encuentro Madrid 2013, publicamos la entrevista realizada a Monseñor Alfonso Carrasco Rouco, obispo de Lugo, en la que nos contesta a preguntas de actualidad sobre la vida de la Iglesia y el diálogo con el mundo contemporáneo.

¿Qué cree que significa para el camino de la Iglesia el momento actual, con la renuncia del Papa Benedicto XVI, y la elección del Papa Francisco?

Lo principal es que la Iglesia sigue caminando. Todo el camino de este tiempo supone una novedad, la Iglesia es novedad continua. La sorpresa de todo este tiempo hace ver que en la Iglesia hay Otro más grande, que está guiada a un destino más grande, no se atiene a formalidades. Se abren nuevas etapas, nuevas perspectivas. Pero el Señor no abandona a su Iglesia, sigue presente.

Sobre la Nueva Evangelización. La excesiva repetición de este concepto está provocando el riesgo de que se convierta en un concepto “gastado”, “vacío”. Para usted como obispo, ¿Qué significa el desafío de la nueva evangelización? ¿Qué significa en nuestros ambientes?

La Nueva Evangelización es una interpelación a la propia persona, a los obispos, a los sacerdotes, a los religiosos, a los fieles laicos, … A toda la Iglesia. Es una llamada a vivir con alegría y certeza la propia fe, y a ir al encuentro del mundo con más audacia.

No es el título de un programa pastoral, sino una llamada a vivir la propia vocación de cristianos con alegría y responsabilidad.

Necesitamos tener la certeza de la fe, y la audacia para la vida presente. La audacia no es sin más un atrevimiento, sino que lleva consigo la inteligencia de la realidad, que intenta vivir con toda su riqueza lo que nace de la fe.

Por lo tanto, la Nueva Evangelización, más que una tarea, es un desafío.

Todos están sorprendidos por algunos aspectos iniciales del nuevo pontificado. Algunos afirman que existe una discontinuidad con el de Benedicto XVI. ¿Cree usted que existe tal discontinuidad?

En absoluto. Por lo que hemos visto ya del Papa Francisco, con sus gestos interpela para vivir con libertad todo lo que Benedicto XVI ha predicado. Por lo tanto, no es una discontinuidad, sino un paso adelante.

Benedicto XVI ha hecho un gran esfuerzo por recuperar el diálogo del cristianismo con la razón moderna. Pero al parecer, nuestro interlocutor no se presenta a la cita. ¿Quién será nuestro interlocutor?

Nuestros interlocutores son los hombres de nuestro tiempo, y los problemas de la vida real. El diálogo es posible a partir de nuestra presencia. Para el diálogo, necesitamos la fe y la razón, y aquello que nos viene de la inteligencia de la realidad.

Pero lo más importante de todo, es que si no se ama, no hay diálogo. Si no hay un deseo de encuentro verdadero con el otro, no es posible el diálogo. Será un discurso impuesto. Para que se de un diálogo real, fecundo, es necesario el amor.

 

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3