La Nana

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
14 abril 2010
Esta película es el segundo largometraje del chileno Sebastián Silva, y supone la primera película que Chile ha presentado en la historia del Festival de Sundance. Para ello ha contado con los trabajos interpretativos de Catalina Saavedra y Claudia Celedón, actrices que ya trabajaron con el director en su ópera prima, La vida me mata. La nana ya ha recibido distintos premios en los festivales de Cartagena de Indias, Sundance, Taipei, Guadalajara, Cracovia y en el Festival Paris Cinéma.

El film, escrito por el propio Silva y Pedro Peirano, cuenta la historia de Raquel, una mujer que lleva veinte años trabajando de interna para una familia católica de clase alta, los Valdés. Cuando entra a trabajar otra chica con el fin echarle una mano, ya que Raquel tiene algunos problemas de salud, ésta desarrolla unos celos y miedos patológicos que la vuelven odiosa. Así, van desfilando diversas domésticas hasta que llega Lucy, una mujer que sabrá sacar lo mejor de Raquel y la hará cambiar.

La película es esencialmente sencilla, de una exposición clara y sin ambigüedades. Quizá demasiado sencilla para un largometraje. La fotografía en video y el cromatismo son bastante deficientes. Sin embargo, los trabajos de las actrices, y la autenticidad de la historia ennoblecen el resultado y justifican su buena acogida de crítica y público. La película muestra una dinámica humana que, curiosamente, coincide con la pedagogía de Dios: una mujer cargada de miedo y consecuente maldad cambia radicalmente cuando encuentra quien la abrace y la valore por encima de sus miserias. Aunque sobran algunos toques liberales, la película es una hermosa parábola de la condición humana.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2