Represión en Cuba

La muerte de Orlando Zapata y los canapés

Mundo · Matías Jove
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
28 febrero 2010
El triste, lento y anunciado asesinato de Orlando Zapata ha vuelto a instalar la situación de los derechos humanos en Cuba la en las portadas de los principales periódicos españoles. Han pasado 7 años desde que, tras la oleada represiva de marzo de 2003, la comunidad internacional mandara un mensaje unánime a La Habana exigiéndole el respeto de los derechos humanos y las libertades. Parecía entonces que la izquierda más ideologizada rompía por fin con un régimen capaz de instalar el terror en la isla caribeña con la complicidad y simpatía miserable de los que se negaban a condenar los regímenes iluminados por la ideología común.

Por primera vez, el régimen castrista se quedó aislado. Ni los gobiernos, ni las ONG, ni los denominados intelectuales pudieron seguir tapándose los ojos ante la eficacísima represión sistemática dirigida por Fidel Castro y ejecutada por una densa maraña de policías políticos encargados de velar por la salud de la revolución. Desgraciadamente, esa unidad en la defensa de la libertad en Cuba supuso un paréntesis, roto por la sorprendente habilidad de Miguel Ángel Moratinos para cambiar radicalmente la política exterior española hacia Cuba.

Tras el triunfo de la izquierda en España, el Gobierno se prestó al chantaje planteado por el entonces canciller Pérez Roque. El trato era sencillo: si el Gobierno español deja de considerar a los "gusanos", Cuba hará todo lo que esté en su mano para mejorar las relaciones (es decir, comenzaría a pagar a las empresas españolas con intereses económicos en la isla).

La puesta en escena no pudo ser más miserable. Con descarada frivolidad, Moratinos supo convertir la visibilidad recibida por los demócratas cubanos articulada en recepciones en las embajadas europeas en una cuestión de canapés. No se daba cuenta de que así, arrancando el apoyo visible con el que hasta entonces se protegía a los demócratas, Moratinos estaba poniendo la vida de éstos a merced del régimen cubano.  La muerte de Orlando ha sido triste, pero ha servido para despertar a Zapatero, que ya ha exigido el respeto de los derechos humanos en Cuba como si le susurrara a Moratinos: ¡son los canapés, estúpido!

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2