Represión en Cuba

La muerte de Orlando Zapata y los canapés

Mundo · Matías Jove
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
28 febrero 2010
El triste, lento y anunciado asesinato de Orlando Zapata ha vuelto a instalar la situación de los derechos humanos en Cuba la en las portadas de los principales periódicos españoles. Han pasado 7 años desde que, tras la oleada represiva de marzo de 2003, la comunidad internacional mandara un mensaje unánime a La Habana exigiéndole el respeto de los derechos humanos y las libertades. Parecía entonces que la izquierda más ideologizada rompía por fin con un régimen capaz de instalar el terror en la isla caribeña con la complicidad y simpatía miserable de los que se negaban a condenar los regímenes iluminados por la ideología común.

Por primera vez, el régimen castrista se quedó aislado. Ni los gobiernos, ni las ONG, ni los denominados intelectuales pudieron seguir tapándose los ojos ante la eficacísima represión sistemática dirigida por Fidel Castro y ejecutada por una densa maraña de policías políticos encargados de velar por la salud de la revolución. Desgraciadamente, esa unidad en la defensa de la libertad en Cuba supuso un paréntesis, roto por la sorprendente habilidad de Miguel Ángel Moratinos para cambiar radicalmente la política exterior española hacia Cuba.

Tras el triunfo de la izquierda en España, el Gobierno se prestó al chantaje planteado por el entonces canciller Pérez Roque. El trato era sencillo: si el Gobierno español deja de considerar a los "gusanos", Cuba hará todo lo que esté en su mano para mejorar las relaciones (es decir, comenzaría a pagar a las empresas españolas con intereses económicos en la isla).

La puesta en escena no pudo ser más miserable. Con descarada frivolidad, Moratinos supo convertir la visibilidad recibida por los demócratas cubanos articulada en recepciones en las embajadas europeas en una cuestión de canapés. No se daba cuenta de que así, arrancando el apoyo visible con el que hasta entonces se protegía a los demócratas, Moratinos estaba poniendo la vida de éstos a merced del régimen cubano.  La muerte de Orlando ha sido triste, pero ha servido para despertar a Zapatero, que ya ha exigido el respeto de los derechos humanos en Cuba como si le susurrara a Moratinos: ¡son los canapés, estúpido!

Noticias relacionadas

Sigue siendo el tiempo de la persona
Mundo · Giovanna Parravicini
Caso Navali, caso Protasevic, el pensamiento único sigue ejerciendo represión, pero a pesar de ello en Rusia, en algunas personas, se abren paso “milagros” de apertura...
16 junio 2021 | Me gusta 3
Para no morir de régimen
Mundo · Giovanna Parravicini
Por primera vez, el régimen castrista se quedó aislado. Ni los gobiernos, ni las ONG, ni los denominados intelectuales pudieron seguir tapándose los ojos ante la eficacísima represión sistemática dirigida por Fidel Castro y ejecutada por una densa...
23 mayo 2021 | Me gusta 2
Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 2
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3