La luz de Patricia

Mundo · Lola Martínez
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 43
10 septiembre 2019
Empieza el juicio por el presunto asesinato del pescaíto. Y eso nos obliga a recordar la búsqueda angustiosa del niño Gabriel Cruz en el Cabo de Gata. Y a recordar también las palabras de Patricia Ramírez, su madre, después de que se supiera que no había desaparecido sino que fue asesinado presuntamente a manos de Ana Julia Quezada, una persona muy cercana. Entonces Patricia, sorprendiendo a todos, pidió que la rabia y el dolor no se transformaran en odio hacia la presunta asesina, que no se hablara más de ella.

Empieza el juicio por el presunto asesinato del pescaíto. Y eso nos obliga a recordar la búsqueda angustiosa del niño Gabriel Cruz en el Cabo de Gata. Y a recordar también las palabras de Patricia Ramírez, su madre, después de que se supiera que no había desaparecido sino que fue asesinado presuntamente a manos de Ana Julia Quezada, una persona muy cercana. Entonces Patricia, sorprendiendo a todos, pidió que la rabia y el dolor no se transformaran en odio hacia la presunta asesina, que no se hablara más de ella. Patricia, que se había quedado en aquellas horas huérfana de su hijo, que sufría quizás el mayor dolor que pueda sufrir una madre, pidió que todo terminase con un mensaje positivo. ´Que quede el amor, que mi pescaíto ya está nadando hacia el cielo”, aseguró Patricia. Todos hubiéramos comprendido que Patricia hubiera levantado su puño contra el cielo y contra todo lo que se mueve, que se hubiera dejado llevar por la ira y la desesperación. Y todos nos quedamos boquiabiertos escuchándole hablar de amor y de su hijo nadando en el cielo. De seguro que este año y estos cuatro meses han sido muy duros para Patricia. Muy duros. La acusada se enfrenta a la pena de prisión permanente revisable por un delito de asesinato. La fiscal ha asegurado que el pequeño ´no tuvo opción de salir con vida´ de la finca de Rodalquilar en la que murió. La defensa ha sostenido que la muerte fue un accidente. Estos días a todos se nos van a abrir las carnes con lo que pasó en el Cabo de Gata. La justicia de los tribunales tiene que hacer su trabajo. Pero todos sabemos que ninguna sentencia puede reparar el mal sufrido por esa madre. Hace falta otra justicia. Mientras llega parece conveniente no alejarse de la luz que sale de esta madre, de Patricia.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3