La Liga Norte sigue siendo lo que era

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.589
10 septiembre 2015
Parece claro que, en el seno de la Liga Norte italiana, ha habido cambio de caras (Matteo Salvini por Umberto Bossi) pero no modernización de su discurso. Porque Salvini dice, en la práctica, las mismas cosas que decía Bossi hace veinticinco años, cuando este partido comenzó a tener un papel relevante en la política italiana. Si Bossi decía que la riqueza que generaba el norte de Italia debía ser para los italianos del norte y no para esa ´Roma ladrona´ que luego lo repartía entre regiones considerada por ellos un lastre para el país (las del sur), ahora Salvini, después de haber cambiado el discurso de Bossi en relación a los italianos del sur, ha vuelto por los mismos fueros pero con la diferencia de que se ha cebado con los refugiados que huyen de las diferentes guerras que hay ahora mismo en el mundo. Al Primer Ministro Matteo Renzi le ha faltado tiempo para decir que el problema de los refugiados no es una cuestión de ´izquierda contra derecha´, sino de ´humanos contra bestias´. Y es que la población europea ha dicho ´basta´ a la indiferencia ante uno de los mayores dramas humanos que recuerdan los tiempos recientes.

Bien es cierto que los líderes europeos han tenido que rectificar sobre la marcha porque la ciudadanía europea se ha mostrado muy sensible ante lo que estaba sucediendo. Para cuando la Unión Europea ha dejado organizado un programa de acogida de refugiados, ya hacía semanas que los europeos estaban recogiendo comida, mantas y otros muchos enseres para que esos refugiados pudieran ser atendidos. Para aquellos que consideraban que Europa no tenía capacidad para acoger a estos refugiados, el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha recordado que esos 150.000 refugiados que de momento van a ser repartidos entre los diferentes países europeos (sobre todo Alemania, Francia y España) equivalen a tan solo al 0.11% de la población europea.

Aunque no es descartable que dentro de unos meses algunos digan que lo que se ha hecho es provocar un ´efecto llamada´, por unos días los líderes europeos parecen comportarse según el espíritu que sus fundadores (los democristianos De Gasperi, Schumann, Adenauer, etc.) trataron de imprimir a la construcción europea. Porque, aunque el continente se encuentre cada vez más secularizado, la realidad es que el único elemento que tienen en común todos los países que en este momento forman parte de la Unión Europea es su raíz cristiana, y como cristianos (profesen o no esa fe) se están comportando muchos en este momento (afortunadamente).

Y es que algunos no han sabido diferenciar lo que es la inmigración ilegal (que tampoco debe ser olvidada) de una auténtica crisis humanitaria como la que estamos viviendo. Europa no debe olvidar, en ese sentido, que casi todos esos refugiados huyen de países que fueron sus colonias en su momento, y que la riqueza europea se encuentra en relación directa con los que esas antiguas colonias aportaron en su momento. ¿Hemos olvidado que Libia o Eritrea fueron colonias italianas, y que Siria lo fue francesa? Parece que personas como Salvini, sí.

La Unión Europea ha reaccionado tarde (como tantas otras veces): Italia lleva pidiendo ayuda desde que a mediados de abril un barco se hundió en el canal de Sicilia, ocasionando la muerte a casi un millar de personas inocentes. Pero al menos ha reaccionado, lo que no es poco. Y este es un aviso para navegantes: si la Unión Europea sigue funcionando exclusivamente bajo los parámetros de la riqueza y la prosperidad, y no de valores como la generosidad o la humanidad hacia el que sufre, entonces acabará naufragando como tantos barcos lo han hecho este verano en aguas del Mediterráneo. En ese sentido, a Salvini le vendría muy bien una rectificación: una cosa es defender a su país, y otra reconocer que se ha dejado llevar por los instintos más negativos.

Esto dará un nuevo balón de oxígeno a Renzi, quien bastante tiene ya con cuadrar las cuentas públicas para cumplir con los objetivos de déficit marcados por la Unión Europea. A él sí le han escuchado los demás líderes europeos cuando dijo que ´unos se conmueven y otros hacen cosas´. En esta ocasión, De Gasperi sí se reconocería en el actual Primer Ministro: a fin de cuentas, los dos eran demócratacristianos.

Noticias relacionadas

La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 3
Un mena: 4.700 euros
España · C.M.
Lo que más me entristeció de ese día fue tener la tentación de mirar hacia otro lado. ...
3 mayo 2021 | Me gusta 5
Aprender de la crisis para descubrir lo que nos une
España · Ignacio Carbajosa
A veces es necesario un ejercicio de razón, ligado a la memoria, para sorprender en acción “eso que nos acomuna”, de modo que podamos caer en la cuenta de que es mucho más real, concreto y digno de atención que las descalificaciones que gratuitamente lanzamos de un bando a otro. ...
28 abril 2021 | Me gusta 33