La ley suprema es la salvación de las almas

Mundo · José Luis Restán
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
27 mayo 2013
En unaentrevista publicada por la revista 30Giorni en 2009, el periodista Gianni Valente preguntaba al cardenalBergoglio si se justifica negar el bautismo a los hijos en el caso en que lospadres no viven en una situación matrimonial canónicamente en regla. Elentonces arzobispo de Buenos Aires respondía que "eso sería como cerrarlas puertas de la Iglesia... además, suele ocurrir que el bautismo de los niñosse convierte también para los padres en un nuevo inicio. A menudo se hace unapequeña catequesis antes del bautismo, de más o menos una hora; luego unacatequesis mistagógica durante la liturgia. Luego, los sacerdotes y los laicos vana visitar a estas familias, para seguir con ellos la pastoral posbautismal. Ycon frecuencia ocurre que los padres, que no estaban casados por la iglesia,piden venir frente al altar para celebrar el sacramento del matrimonio".

Laentrevista me ha venido a la memoria al escuchar al Papa Francisco el pasadosábado decir que a veces algunos pretenden crear un octavo sacramento, el de la"aduana pastoral", de manera que nos convertimos en "controladores de la fe enlugar de ser facilitadores de la fe de la gente". Y ya como Papa volvía a unejemplo bien conocido por él a pie de calle: "Mirad esta chica que ha tenido elcoraje de llevar adelante su embarazo y de no abortar: ¿qué encuentra? Unapuerta cerrada. Y así sucede a muchas. Este no es un buen celo pastoral. Estoaleja del Señor, no abre las puertas". Por el contrario el Papa urgía a pensaren el santo pueblo de Dios, en el pueblo sencillo que quiere acercarse a Jesús,y en tantos cristianos de buena voluntad que se equivocan y en vez de encontrarla puerta abierta para tocar el amor de Jesús, la encuentran cerrada.

En la entrevistaque comencé mencionando Bergoglio respondía con su franqueza habitual a quienesle acusaban de abaratar los sacramentos con esa manga ancha: "No hay ningúntipo de barato. Los párrocos se atienen a las indicaciones de los obispos de laregión pastoral de Buenos Aires, que respetan todas las condiciones queaparecen en el Código de Derecho canónico, según el criterio-base expresado enel último canon: la ley suprema es la salvación de las almas". Ahora lo dicepara la Iglesia universal. Por supuesto que no se trata de disminuir el valorde una catequesis adecuada, se apresuraba a explicar el entonces cardenal, "perosiempre hay que mirar a nuestra gente tal como es, y ver qué es más necesario.Los sacramentos son para la vida de los hombres y las mujeres tal como son.Gente que puede que no sea de mucho hablar, pero que tienen un sensus fidei quecomprende la realidad de los sacramentos con más claridad que muchosespecialistas". Esta entrevista, junto a otras realizadas por Valente queretratan la pastoral a pie de calle del cardenal Bergoglio, incluidas lasfamosas Villas miseria, puede leerse en un pequeño volumen que acaba depublicar la EditorialMarova con el título "Francisco,un Papa del fin del mundo".

Loverdaderamente interesante es que en estas intervenciones se desvela el perfilmisionero de Francisco, que lejos de ser una pose es una forma natural de vivirla fe. Lo harepetido hasta la saciedad: "Prefiero mil veces una Iglesia accidentada, quehaya tenido un accidente, que una Iglesia enferma por encerrarse". Además mellama la atención su profunda sintonía con la conciencia que tantas vecesmostró Benedicto XVI sobre la naturaleza de la misión y sobre la necesidad deaprender una nueva forma de estar presentes; sobre la necesidad de no conformarnoscon lo que ya tenemos o creemos tener. Profunda continuidad con la forma llenade estima respeto que siempre nos mostró a la hora de encontrar a hombres ymujeres de toda procedencia cultural y pertenencia religiosa.    

ElSucesor de Pedro nos está llamando a salir (y eso incomoda, provoca zozobra), air al encuentro con todos porque todos tienen algo en común con nosotros: que sonimagen de Dios, que su estructura humana, su corazón, busca una satisfacciónque sólo puede dar el Infinito. "Ir al encuentro con todos, sin negociarnuestra pertenencia", decía a los miembros de los movimientos y comunidadeseclesiales en la Vigilia de Pentecostés.   

La misiónno consiste en gritar más fuerte y cerrar las filas, consiste en este encuentrocon el corazón del otro que busca el sentido de su propia vida, que busca(tantas veces sin saberlo) el Infinito. Y al otro hay que buscarle donde está ycomo está, para ofrecerle un tesoro del que no somos dueños, al revés, eltesoro de la fe al que pertenecemos, que nos define, y ante el que cada mañanasomos retados a decir nuevamente "sí". Y esto es dramático. Naturalmente que alsalir podemos resultar accidentados, miremos la historia de la Iglesia, miremosa Jesús ante el Sanedrín. Pero sólo aceptando este riesgo nuestra vida no decaesino que se hace siempre más grande. En esto parece que Francisco no piensadarnos tregua, afortunadamente. 

Noticias relacionadas

Putin tiene miedo de una Ucrania democrática
Entrevistas · Juan Carlos Hernández
Entrevistamos a Adriano dell`Asta autor del libro "Rusia, 1917" (Ed. Encuentro) acerca de la guerra en Ucrania. Si no existe la verdad entonces solo queda el poder, la fuerza dice el profesor de la Católica de Milán....
22 noviembre 2022 | Me gusta 2
La guerra en Ucrania y la “profecía por la paz”
Mundo · Páginas digital
Por su interés publicamos el manifiesto de Comunión y Liberación sobre la situación del conflicto ucraniano. Una contribución que se ofrece a todos para comprender el valor del juicio del papa Francisco y promover iniciativas públicas de oración y confrontación....
17 noviembre 2022 | Me gusta 3
Quién es Kadyrov, el fidelísimo de Putin
Mundo · Mauro Primavera
Con el tiempo, el líder checheno ha ido construyendo una amplia red de relaciones con los países del Golfo y se presenta como intermediario entre Moscú y Oriente Medio. Hoy es uno de los mayores defensores de la guerra en Ucrania, que valora como una yihad....
9 noviembre 2022 | Me gusta 0