La justicia y el mando de la televisión

Mundo · R.I.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 48
16 marzo 2018
Debate en el Congreso de los Diputados sobre la Prisión Permanente Revisable (PPR). Se da un paso más para derogar, al ser rechazadas las enmiendas del PP y de Ciudadanos. Al tiempo, un juez en Almería dicta prisión incondicional para Ana Julia Quezada, la autora confesa de la muerte del niño Gabriel. ¿Cómo pueden algunos políticos pretender derogar la PPR cuando han sucedido casos como el de Gabriel?

Debate en el Congreso de los Diputados sobre la Prisión Permanente Revisable (PPR). Se da un paso más para derogar, al ser rechazadas las enmiendas del PP y de Ciudadanos. Al tiempo, un juez en Almería dicta prisión incondicional para Ana Julia Quezada, la autora confesa de la muerte del niño Gabriel. ¿Cómo pueden algunos políticos pretender derogar la PPR cuando han sucedido casos como el de Gabriel? Es la pregunta que se hace una mayoría de la opinión pública. Es la misma opinión pública que ha sufrido una sobreexposición mediática con la especulación sobre los autores del crimen, los detalles morbosos, la localización de los escenarios, la exhibición del dolor y el protagonismo de algunos periodistas. Lo que, como denuncia el gran Cuartango, “ha contribuido a convertir este desgraciado suceso en una muestra de la degradación de unos medios que lo transforman todo en puro espectáculo”. Y el espectáculo debe continuar, y el debate parlamentario se convierte en una pieza más.

La PPR no hubiera evitado la muerte de Gabriel. Pero no estamos para razonamientos lógicos. Para establecer conexiones entre las causas y los efectos. Heridos, sobreexpuestos no a la delincuencia sino al espectáculo televisivo, queremos sistemas perfectos, que nos libren del mal sin redención o que confinen al delincuente para siempre. No queremos saber que en el Código Penal ya hay penas de hasta cuarenta años, a las que luego se suman diez años de libertad vigilada. No queremos preguntarnos si estamos hablando de una pena innecesaria y si hay una instrumentalización por parte de los grupos políticos para obtener réditos electorales. No queremos hablar serenamente del papel del Estado, que es diferente al de la víctima. No queremos ni oír hablar de lo que supone abandonar el principio de resocialización y rehabilitación. No queremos que nos recuerden que nuestro país es uno de los más seguros de Europa. No queremos recordar que solo hay un condenado por PPR. No queremos reconocer que la justicia tiene una naturaleza bien diferente al mando de la televisión.

Noticias relacionadas

Putin se llama Catalina
Mundo · F.H.
Sofía de An-halt-Zer-bst era su nombre. Pero de eso nadie se acuerda. Llegó con 15 años a Moscú, se convirtió al cristianismo ortodoxo y se cambió de nombre: se llamó Catalina. De ese nombre sí se acuerdan muchos porque fue Catalina la Grande. ...
25 enero 2022 | Me gusta 1
El invierno afgano
Mundo · Claudio Fontana
Un millón de niños muertos. Es la previsión del impacto del invierno en Afganistán que formuló la ONU en septiembre. Estamos en diciembre, el invierno ha llegado y empieza a hacerse notar....
22 diciembre 2021 | Me gusta 0
El corazón agudiza el ingenio
Mundo · Maurizio Vitali
“Hoy el mundo y Polonia necesitan hombres de corazón grande, que sirvan con humildad y amor, que bendigan y no maldigan, que conquisten la tierra con la bendición”. Esta frase es del polaco san Juan Pablo II, que la pronunció en 1999 y que ahora recordaba Francisco....
24 noviembre 2021 | Me gusta 2
La primacía del Derecho europeo
Mundo · Ángel Satué
“La cooperación entre naciones, por importante que pueda ser, no resuelve nada. Lo que hay que buscar es una fusión de los intereses del pueblo europeos, no solo mantener un equilibrio entre esos intereses”, dijo Monnet. ...
24 noviembre 2021 | Me gusta 3