Foro Reforma de la Educación

`La inseguridad jurídica de los conciertos nos bloquea`

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
10 diciembre 2012
Entrevista a Antonio Amate, secretario general Federación Enseñanza de USO.

¿La nueva ley de educación que impulsa el Gobierno puede servir para corregir los grandes problemas de nuestro sistema educativo?

Los problemas de nuestro sistema educativo evolucionan con una inercia tan fuerte, que será necesario mucho tiempo y un gran esfuerzo de toda la sociedad para conseguir reconducirlos. Nosotros apoyamos desde el principio la iniciativa del Gobierno, porque defendemos que algo hay que hacer, y porque pensamos que es necesario modificar muchos aspectos de la actual LOE si queremos obtener otros resultados y mejores que los que ya conocemos.

Sin embargo, no podemos negar que experimentamos una gran decepción cuando conocimos el Anteproyecto de la LOMCE, y muy especialmente, por la pésima gestión política que se hizo en su trámite previo de consultas con las organizaciones educativas. La conclusión era obvia: una vez más se trabajaba sin contar con el profesorado y además se daba oxígeno generosamente a un conflicto político con algunas Comunidades Autónomas y también con importantes sectores de la comunidad educativa.

El último texto presentado a la Conferencia Sectorial el pasado 4 de diciembre ha experimentado una mejoría, y recoge muchas de las aportaciones que hicimos al Ministerio. No sabemos si será el definitivo, el que se presente a las Cortes, pero sí sabemos que la guerra escolar se agravará en las próximas semanas. Por si fuera poco, hay que reconocer que la situación de crisis económica y los recortes que padecemos no ayuda nada en un proceso tan polémico y complejo como es desarrollar una nueva ley educativa.

¿Cómo valora el trato que se le da a la educación de iniciativa social?

Dado que el Gobierno hizo la opción de parchear la LOE y no presentó un texto nuevo, alternativo y completo, la LOMCE adolece de muchas incoherencias internas. Una de ellas es ésta, nosotros esperábamos más medidas correctoras para mejorar la situación de la escuela concertada. Si bien es cierto que se han adoptado decisiones valientes como la defensa de la educación diferenciada, el andamiaje legal y político del actual sistema educativo permanece intacto. Me refiero a la LODE de 1985. Los problemas más graves que socavan realmente la libertad de elección de centro por las familias permanecen: un déficit económico crónico de los centros y por tanto, una financiación insuficiente para alcanzar un verdadera gratuidad de la enseñanza; unas condiciones sociolaborales del profesorado que no se resuelven nunca, o por ejemplo, la grave inseguridad jurídica del actual régimen de conciertos educativos que está bloqueando la negociación colectiva en el sector. En estos momentos de grandes estrecheces económicas y de caída de la natalidad, con la consiguiente disminución del alumnado para los próximos años, el conflicto pública-concertada está experimentando ya un fuerte recalentamiento. Tenemos siempre una sensación permanente de déjà vu, una vez más, se reproducen los viejos problemas nunca resueltos.

Se ha hablado mucho de la cuestión lingüística. ¿Es tan importante?

En el mapa políticoactual del país es evidente que sí. De hecho el problema lingüístico estáacaparando la actualidad informativa en torno a la LOMCE, y se está trabajandoduro para que se convierta en el epicentro del debate educativo, cuandorealmente no lo es. Nuestra posición fue clara al respecto desde el principio. Para FEUSO, la actual distribución curricular era un tema consolidado y aceptado, almenos formalmente. La ruptura de este pacto implícito es, en este momento, unafuente de conflicto innecesario. Sería más útil que el Estado, a través de laAlta Inspección, velara por el cumplimiento de la actual distribución decontenidos, cuya frontera es siempre bastante imprecisa. Los últimosacontecimientos delatan una utilización partidista y política del debateeducativo una vez más, dificultando encontrar alguna solución viable a esteproblema.

¿Qué opinión le merece la introducción de la "autonomíacurricular"?

Ampliar la autonomía delos centros ha sido de las medidas estrella para mejorar la calidad de la escuelaque más ha aparecido en el debate durante los últimos años. La autonomíacurricular es una parte necesaria para ello, como también lo es la autonomía enla gestión, por ejemplo. Lo que creo más necesario es que los centros públicoscuenten con un proyecto educativo propio, o al menos que tenga algunapersonalidad educativa definida junto a un método de evaluación de estoscentros enfocado hacia su mejora, y no tan sólo una clasificación simplistabasada en una estadística. Esto sólo es posible con un compromiso claro de unaparte importante de los claustros y con una estabilidad en el tiempo. Hay queentender en esta línea las novedades que introduce la LOMCE, como por ejemplolas acciones de calidad educativa. Es una cuestión muy compleja porquehay que procurar equilibrios difíciles, dado el régimen funcionarial delprofesorado en la escuela pública con todo lo que ello supone, o por ejemploconsiderando la posibilidad de que se produzca una mayor fragmentación delsistema y dificultando aún más la transferencia del alumnado entre distintasComunidades, como ya sucede actualmente. La gestión de esta mayor autonomía delos centros dependerá en gran medida de la voluntad política de lasAdministraciones y de su capacidad de coordinación creando modelos que sean ala vez realistas y progresivos.

¿Cuáles son los puntos débiles y los puntos fuertes de la ley?

El refuerzo de losprocedimientos de evaluación del alumnado, del profesorado y de los centros esuna de las apuestas más fuertes de esta ley. Junto a ello se ha flexibilizadola comprensividad radical del sistema mediante una nueva configuración de las enseñanzasacadémicas y aplicadas o profesionales. Como cualquier proyecto legislativoanterior, cuenta con lagunas e incógnitas evidentes, también con algunosdesajustes que deberían resolverse en el futuro trámite parlamentario. Aunquese quiera evitar hablar de ello, pienso que es necesario contar con un mínimode recursos económicos para posibilitar su desarrollo. Después habrá que verlos resultados que se deriven de su aplicación en la práctica. Todo ello formaparte de un proceso que necesita muchos años para poder hacer una valoracióndesapasionada. Lo que no está tan claro es si la LOMCE contará con todo esetiempo para desarrollarse convenientemente, pues un futuro cambio de gobierno,si llega a producirse, volvería a abordar seguramente otro cambio en lalegislación educativa.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3