´La idea de Cameron sería positiva para España´

Mundo · Roberto de la Cruz
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
4 noviembre 2010
Páginas Digital continúa recogiendo reacciones sobre la aplicación de la propuesta de Big Society del primer ministro del Reino Unido a España. Responde en esta ocasión el director del Área de Economía del Instituto de Empresa, Rafael Pampillón.

Desde las posiciones críticas a la propuesta de David Cameron se tacha a la Big Society como un simple eslogan. El discurso del premier británico del pasado 19 de julio contenía las ideas fundamentales de su proyecto. ¿Se trata de una actualización del thatcherismo? ¿Es ésta una reducción del proyecto de Cameron? ¿Por qué?

La propuesta de Cameron es el típico cambio pendular en la política económica después de una fuerte crisis económica. Este tipo de cambios se han venido dando a lo largo de la historia de este último siglo. Es el caso de Estados Unidos en el año 33, con el cambio de política económica del presidente Roosevelt. El gobierno anterior, el republicano del presidente Hoover, no es capaz o no sabe sacar al país de la crisis de los años 30. A partir del año 33 se produce un cambio radical, con las políticas expansivas de demanda agregada del partido demócrata del presidente Roosevelt. Se trata del presidente americano con más años de gobierno. Es reelegido en tres ocasiones. Su política, la del New Deal, es una estrategia de mayor intervención del Estado en la economía. Es el cambio pendular del que anteriormente hablábamos, que dura hasta los años 70.

Tras este cambio se produce, en los años 70, la crisis del petróleo, con la que entran en quiebra los modelos keynesianos. En Gran Bretaña el cambio se produce en 1979 con la victoria de Margaret Thatcher, tras un gobierno, el del laborista James Callaghan, incapaz de afrontar la crisis. Se trata, como decía al principio, de cambios pendulares muy importantes donde varía completamente el modelo económico. Se aplican políticas de oferta.

Tenemos también ejemplos ya en el siglo XXI, tras las crisis de las Torres Gemelas y de las puntocom, con un George Bush hijo que aplica políticas de gasto público, bajada de impuestos, tipos bajos de interés y depreciación del dólar. Típicas políticas expansivas de demanda agregada. También en Gran Bretaña se abandonan poco a poco las políticas de oferta y los gobiernos laboristas con presidentes como Tony Blair y Gordon Brown, que defendieron una mayor participación del Estado en la economía con una mayor expansión del gasto público.

El nuevo cambio pendular está llegando ahora a Gran Bretaña con Cameron y también a otros países como Holanda con la victoria del partido liberal, o a Suecia, con la permanencia y victoria abrumadora de un gobierno de derechas. También a Estados Unidos con la victoria republicana de esta semana. Cambios que se producen en la mayoría de los casos porque los gobiernos anteriores no han sabido resolver los problemas a los que se enfrentaban.

Uno de los pilares del proyecto Cameron es la descentralización. Él mismo señala que debemos pasar a un nivel "nano" de la sociedad, es decir, pasar de las comunidades a los barrios, de los barrios a los individuos. ¿Qué piensa de esta idea? ¿Mejora la gestión de los recursos cuanto más cerca está de quienes reciben los servicios? ¿Por qué?

El principio de descentralización está consagrado en los Tratados europeos y entronca con el principio de subsidiariedad, que acerca la administración al administrado. Es una llamada a una mayor responsabilidad de las familias, de los individuos y de las empresas frente al subsidio y la subvención. Se inscribe dentro del cambio pendular anteriormente referido y que vamos a ver a partir de ahora, del que, como consecuencia, han resultado y resultarán nuevos gobiernos triunfantes de partidos políticos diferentes a los que nos han metido en esta crisis. En países en los que aún no se ha producido, como es el caso de España, Portugal, Francia o Grecia, van a tener más complicada, por ahora, la salida de la crisis. Lo que se demuestra, hasta ahora, es que el electorado está harto del partido demócrata, de los laboristas, de los socialistas y en general de los que no han sabido resolver esta crisis económica. De ahí que sea muy probable que en los próximos comicios no salgan reelegidos ni Obama ni Zapatero. Los electores quieren otra cosa, aunque no sepan bien lo que es. Lo que evidencia la historia es que quien salga elegido va a cambiar radicalmente la política económica. Y con esos cambios, la historia demuestra que se sale y que la economía mejora.

En España la experiencia de iniciativa social a través de la educación concertada está en la línea de la propuesta del primer ministro británico. ¿En qué otros ámbitos cree que esta iniciativa social podría ofrecer resultados positivos? ¿Por qué?

Es ya un hecho en la sanidad, con la colaboración público-privado en Valencia y Madrid. También en el sector de las infraestructuras. Se trata de dar más participación al sector privado en los servicios sociales. También existe en el sector de las pensiones y será una necesidad en la privatización de los aeropuertos. En el sector ferroviario el sector privado está prácticamente ausente. La idea sería ahorrar privatizando, en el que hay todo un amplio campo de actuación para economizar recursos.

¿Qué efectos económicos pueden derivarse de la propuesta de Cameron? ¿Cree que tendría buena acogida en España una formulación como la que ha realizado el premier británico? Uno de los efectos de la propuesta sería un gran adelgazamiento de la administración pública. ¿Lo cree necesario en nuestro país?

Es el cambio que, todo indica, se va a dar en España. Se ha demostrado que Zapatero no tiene capacidad para enderezar la situación y que carece de liderazgo. Va a ser un cambio duro y costoso para los españoles, pero es el que hay que hacer. Y será positivo. Es el cambio que representa Rajoy. La experiencia histórica nos dice que quien nos ha metido en la crisis no nos va a sacar de ella. Y que es el cambio de partido y de estrategia económica lo más conveniente.

Creo que el adelgazamiento de la administración pública es una necesidad urgente, dado el enorme gasto que generan tanto las administraciones autonómicas como las municipales, por ejemplo las televisiones públicas autonómicas. Hay que recortar ese gasto tan abultado.

Noticias relacionadas

Tratados, Constitución y cómo evitar un Polexit
Mundo · Miguel de Haro Izquierdo
En el tablero de las relaciones internacionales se diseña y está en juego una importante partida sobre la primacía, a corto y medio plazo, sobre qué región y qué país van a poder dominar el mundo de los negocios, la economía, la cultura, el desarrollo tecnológico, la geopolítica, las...
13 octubre 2021 | Me gusta 4
Elecciones en Alemania. “Willkommen” al futuro
Mundo · Ángel Satué
Cuando pienso en la política alemana, siempre alcanzo a recordar a Helmut Kohl. También me saltan a la memoria Margaret Thatcher, Mitterrand y González, al que el tiempo mejoró. Los cuatro son parte del pasado político de Europa, y piezas fundamentales. ...
1 octubre 2021 | Me gusta 3
El reloj de la historia no ha vuelto atrás
Mundo · Giuseppe Di Fazio
El reloj de la historia no ha vuelto atrás, a pesar de que las señales que nos llegan desde Afganistán parecen querer devolvernos a los momentos de odio y miedo ligados al atentado kamikaze del 11-S....
29 septiembre 2021 | Me gusta 2