Entrevista a Francisco Igea, portavoz de Sanidad de Ciudadanos

`La gente quiere vivir`

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 761
28 marzo 2017
La semana pasada el portavoz de sanidad de Ciudadanos protagonizó un provocativa intervención en el Congreso al oponerse al proyecto de ley de muerte digna de Podemos. Hablamos con él.

La semana pasada el portavoz de sanidad de Ciudadanos protagonizó un provocativa intervención en el Congreso al oponerse al proyecto de ley de muerte digna de Podemos.

Hablamos con él.Ha dicho usted en el Congreso que en España se muere mal. ¿Por qué?

En España se muere mal porque se sigue muriendo con dolor innecesario, con sufrimiento innecesario, y se sigue muriendo mal porque muchos de nuestros ancianos siguen muriendo atados, bajo toneladas de neurolépticos… Se sigue muriendo mal por muchas cosas que los que tenemos experiencia en estos asuntos sabemos que, a pesar de que se ha mejorado y la gente sabe lo que es la sedación y reconoce sus derechos, la verdad es que todavía en muchos casos se ven cosas como una habitación de tres con una mujer muriéndose por un cáncer avanzado, una enfermera que tiene que atender a treinta botones… La Sociedad de Cuidados Paliativos y nosotros creemos que es urgente realizar un cambio en esto.

Decía usted que también se muere mal por falta de información, porque no se le explica al paciente en qué situación está. ¿Usted cree que hay que informar exhaustivamente de que estás en los últimos días de tu vida?

Yo creo que todo lo que tenemos en esta vida es tiempo y que decidir cómo manejas tu tiempo es muy importante. Hemos tenido una cultura muy paternalista desde el punto de vista de la medicina. Yo soy hijo, nieto, bisnieto y padre de médicos y he vivido todo ese cambio.

¿En qué ha consistido ese cambio?

La gente no sabe que cuanta más información das, cuanto más acompañas a los enfermos en la realidad, mejor se aceptan las cosas. Yo siempre pongo un ejemplo que es un poco burdo, pero a mí me sirve y siempre se lo ponía a los pacientes: todos tenemos una fecha de caducidad; la única diferencia entre tú y yo es que a ti te han levantado la tapa y te la han enseñado. Esa es la diferencia, y es una diferencia importante porque la gente en esos tiempos decide cosas, decide despedirse de una manera, decide organizar su tiempo. Aunque parezca durísimo, yo tengo recuerdos terribles de gente de mi edad y más joven a los que he tenido que decirles que les quedaban seis meses y después de fallecido han venido familias a verme para darme las gracias por decírselo por cómo cambiaron las cosas y por cómo tuvo ocasión de afrontar el asunto de manera diferente.

Usted decía que el proyecto de ley de Unidos Podemos era una ley para pocos porque la gente quiere vivir.

Sí, esa es la realidad. La realidad es que cuando tú das un diagnóstico así habitualmente la gente lo que te dice es que quiere vivir. Es una ley para pocos y sobre todo yo creo que es una ley planteada en cierta manera desde el desconocimiento, es decir, yo creo que hay un debate y el debate se abrirá, eso no podemos negarlo, pero lo que tratamos de decir y yo intenté expresar en mi intervención es que la gente no puede tener que elegir entre el horror y el suicidio, entre el sufrimiento innecesario, prolongado, el encarnizamiento terapéutico, y que la otra alternativa sea el suicidio asistido, como un derecho en un país donde el suicidio desgraciadamente es la segunda causa de muerte por debajo de los cincuenta.

O sea que cuando se habla de muerte digna se habla de suicidio asistido.

Es que es diferente. Cuando nosotros hablamos de sedación terminal, mucha gente confunde la sedación con la eutanasia y no tiene nada que ver. No tiene nada que ver decir “yo no quiero coger este tren” con acompañarle si decide en qué estación nos bajamos. Son dos cosas diferentes.

Hay un momento especialmente emocionante en su discurso, cuando usted dice: “el problema no es la muerte digna, el problema es la vida digna, vivir dignamente hasta el último segundo”. Es un enfoque interesante, que cambia la perspectiva.

Lo que queremos decir con esto es que tenemos que ayudar a la gente a no tener dolor, no tener dificultades para respirar, poder moverse… Cuando hablamos de casos dramáticos, en los que se suele centrar este debate, como son las lesiones neurológicas, nosotros estuvimos el otro día en un centro en Navarra donde había una chica con una enfermedad neurodegenerativa terrible, pero tenía una silla, un ordenador que le permitía comunicarse visualmente, era una persona que había estudiado mucho, que le gustaba leer y que hablaba con nosotros a través del ordenador que manejaba con la vista. Entonces, yo entiendo el debate sobre el suicidio asistido y sé de lo que me hablan pero lo que digo es que cuánta gente, si mejoramos sus condiciones, si somos capaces de darle los medios, cambiaría. Y eso lo ves, cuando has tenido paliativos o no, cómo cambia la percepción de la gente y cómo eres capaz de, quitando mucho sufrimiento, conseguir que la gente disfrute viviendo.

Entrevista emitida en La Mañana Fin de Semana de COPE

Noticias relacionadas

Tratados, Constitución y cómo evitar un Polexit
Mundo · Miguel de Haro Izquierdo
En el tablero de las relaciones internacionales se diseña y está en juego una importante partida sobre la primacía, a corto y medio plazo, sobre qué región y qué país van a poder dominar el mundo de los negocios, la economía, la cultura, el desarrollo tecnológico, la geopolítica, las...
13 octubre 2021 | Me gusta 4
Elecciones en Alemania. “Willkommen” al futuro
Mundo · Ángel Satué
Cuando pienso en la política alemana, siempre alcanzo a recordar a Helmut Kohl. También me saltan a la memoria Margaret Thatcher, Mitterrand y González, al que el tiempo mejoró. Los cuatro son parte del pasado político de Europa, y piezas fundamentales. ...
1 octubre 2021 | Me gusta 3
El reloj de la historia no ha vuelto atrás
Mundo · Giuseppe Di Fazio
El reloj de la historia no ha vuelto atrás, a pesar de que las señales que nos llegan desde Afganistán parecen querer devolvernos a los momentos de odio y miedo ligados al atentado kamikaze del 11-S....
29 septiembre 2021 | Me gusta 2