La fortaleza de este anciano Papa

Mundo · Jesús Sanz, arzobispo de Oviedo
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
12 febrero 2013
Monseñor Sanz valora para Páginas Digital la decisión tomada por Benedicto VXI.

Con una dignidad que le llena de nobleza, Joseph Ratzinger, este gran Papa que vino después de Juan Pablo II el magno, se ha puesto con su libertad y su conciencia ante Dios, confesando que no tiene fuerzas para seguir presidiendo en la caridad la Iglesia universal. No lo ha tenido fácil antes y después de su elección como Sucesor de Pedro. No le han dado cuartel. Es incomprensible la campaña de desprestigio y censura que desde determinadas instancias políticas e ideológicas y desde obedientes correas de transmisión mediáticas, se han podido escuchar en contra de este Papa antes, durante y después de su llegada a la sede de Pedro.

Es patético cómo se han empeñado unos y otros, ebrios de su prejuicio, en emprenderla con este hombre sencillo, dulce, tímido y tierno, como si en el Papa Ratzinger hubiera estado concentrada toda la intolerancia, toda la maldad, toda la involución. Estos quijotes de la progresía se empeñan en abatirle imposiblemente como si de un gigante terrible se tratase aunque no vean que tan sólo se trata de un molino de viento apacible que nos sopla las buenas noticias de Dios. Ellos confunden con un gigante peligroso a quien tan sólo se presentó como un "humilde trabajador en la viña del Señor". Su llegada no respondía a unas oposiciones aprobadas, a una conquista largamente acariciada, a unas elecciones que con sus rivales peleó.

Como a Pedro, a Benedicto XVI se le hizo al llegar ese examen de amor que salva la desproporción de lo que nos supera: ¿me amas? Una pregunta sencilla que va al corazón y que al corazón vuelve. Sólo quien dice en verdad que ama al Señor puede recibir el supremo encargo de apacentar el rebaño que Cristo mismo le confía. Benedicto XVI lo ha hecho desde su gobierno supremo de la Iglesia, y lo seguirá haciendo ahora desde su retiro de oración y estudio. Es el testimonio de la fortaleza de quien con libertad ha puesto su confianza sólo en Dios.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3