La Europa en la que creer

Mundo · Mario Mauro, vicepresidente del Parlamento Europeo
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
5 mayo 2009
La semana pasada en Varsovia terminaron los trabajos del Congreso del Partido Popular Europeo. Ha sido una cita en la que se han querido confirmar los valores reclamados por el mayor partido europeo y por todas las formaciones que participan en él.

En Varsovia se han hecho públicos los objetivos reales que el PPE quiere conseguir en la próxima legislatura 2009-2014. No faltan entre esos objetivos la salvaguarda de los valores familiares -sobre todo para responder al desafío del cambio demográfico y al descenso de la natalidad- y la defensa de la libertad de enseñanza. Constituyen los pilares esenciales de nuestra acción política, que quiere fortalecer a las familias, la solidaridad entre las generaciones y la transmisión de los valores y de la cultura.

Europa se ha visto sacudida también por la crisis. En el plano de la economía el PPE propone soluciones prácticas y centradas. Nuestras respuestas pasan por un balance equilibrado de las finanzas públicas, por completar un mercado único de la energía y el transporte, y por la lucha contra la burocracia.

Intensificar la lucha contra el terrorismo y desarrollar una política común de inmigración son estrategias para hacer más seguros nuestros países. Así se facilita, de hecho, la inclusión y el diálogo. En el ámbito de la cohesión y el desarrollo del modelo social europeo, queremos ampliar la política en favor de la subsidiariedad. La subsidiariedad es la expresión de una concepción completa del hombre y de la sociedad, representa el único cambio real frente a las actuales dificultades económicas.

Los trabajos del Congreso en Varsovia han dado el pistoletazo de salida de la campaña electoral para las elecciones europeas del 6 y 7 de junio. Ha sido una ocasión más para reiterar que nuestra acción política contribuirá a promover el modelo de paz y de desarrollo en el que hemos trabajado en los últimos años.

La presencia en el Congreso del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha sido la demostración de la voluntad que tiene Italia de contar en Europa. Y no podía ser de otra manera. Italia es uno de los países fundadores e históricamente siempre ha confiado en la idea de Europa que tuvieron aquellos tres grandes hombres del pasado -Adenauer, De Gasperi y Schumann-. Persiguieron su idea de Europa porque estaban unidos por una profunda amistad cristiana. Tenemos por delante días decisivos para expresar nuestra idea de Europa: la Europa que tenemos en el corazón. Una Europa abierta al diálogo, pero atenta a las tradiciones, que prefiere la creatividad de la persona al poder de los bancos.

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 1
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2