La corrupción, un mal endémico que lastra las inversiones

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.248
11 junio 2014
El recientemente conocido arresto del Alcalde de Venecia, Giorgio Orsoni, junto con treinta y cuatro personas más, por malversación de fondos en el llamado Proyecto Moisés (con el que debía protegerse a la ciudad de Venecia de las inundaciones que sufre todos los años) no ha sido más que un asunto más relacionado con un problema que afecta de lleno a la clase política italiana: la corrupción. Una corrupción que, por otra parte, afecta de manera muy directa a los posibles inversores en el país transalpino, que no ven a Italia como un lugar fiable donde poder hacer negocios. Algo de que lo que se lamenta, y muy mucho, el Primer Ministro Matteo Renzi, que se ha comprometido a luchar contra este mal endémico que, por cierto, comienza por las filas de su propio.

En efecto, casi todos los principales partidos italianos se encuentran afectados por el problema de la corrupción. El año comenzó con la obligada dimisión de la entonces Ministra de Política Agraria, Alimentaria y Forestal, Nunzia de Girolamo, quien, perteneciente al partido de Angelino Alfano (el Nuovo Centrodestra), fue grabada (finales de enero) mientras ejercía tráfico de influencias en favor de su ciudad de origen (Benevento). Eran todavía los tiempos en que Enrico Letta era Primer Ministro, y lo más lamentable de todo ello es que, aunque De Girolamo aceptó presentar su dimisión, se negó al mismo tiempo a abandonar su muy bien remunerado escaño en la Cámara de Diputados. Y ahí sigue como si nada pasara.

Por otra parte, si es verdad que Letta concluyó su mandato con un ministro envuelto en un asunto de corrupción, Renzi también inició el suyo con otro político corrupto dentro de su gobierno. Antonio Gentile, Subsecretario de Estado en el ministerio de Infraestructuras y Transportes, y como De Girolamo perteneciente al Nuovo Centrodestra. Gentile tuvo que presentar su dimisión a comienzos de marzo tras saberse que había presionado al director del diario L´Ora della Calabria para que no publicara una información que comprometía seriamente la imagen del hijo de Antonio Gentile, Andrea. Por cierto, Gentile, al igual que De Girolamo, se negaría a renunciar a su escaño parlamentario, en su caso en el Senado.

Tampoco saldría indemne de la mancha de la corrupción el partido de Silvio Berlusconi, Forza Italia. Su íntimo colaborador Marcello Dell´Utri, exdiputado y exsenador, se fugó a Beirut (Libano) cuando estaba siendo investigado por la fiscalía anticorrupción, aunque finalmente el gobierno libio permitió su extradición y ahora ya se encuentra a buen recaudo en tierras italianas. Además, un destacado representante de los gobiernos de Berlusconi, Antonio Claudio Scajola, tres veces ministro (lo fue de Interior (2001-02), de Programa de Gobierno (2003-05), y de Desarrollo Económico (2008-10)), fue detenido acusado de haber hecho gestiones para que un político con muy buenas conexiones con la Mafia calabresa, Antonio Matacena, pudiera salir del país cuando se encontraba a punto de ser arrestado por la Brigada de Investigación de Calabria. Matecena, por cierto, lograría pasar de Dubai a Emiratos Árabes Unidos, donde no se aplica la orden de extradición.  

A todos estos deben sumarse personas que no se dedican profesionalmente con la política pero que se encuentran muy relacionados como en la actual clase política. Entre los arrestos más sonados se encuentran, así, el del presidente de la Liga de Baloncesto italiano o directivos de la Exposición Internacional que habrá de celebrarse el año que viene en Italia.

En lo que se refiere al partido de Matteo Renzi, el caso más relevante ha sido el del Alcalde de Messina entre 2005 y 2008, Francantonio Genovese, quien fue acusado de estar implicado en un asunto de corrupción a comienzos de mayo. Dado que la Policía italiana exigía su arresto inmediato y que este debía pasar por que el Parlamento lo aprobara (Genovese es diputado desde 2008), hubo de tener lugar una polémica votación en la Cámara de Diputados el día 15 de mayo. Resultado: 371 votos a favor por 39 en contra y 13 abstenciones (como vemos, faltaban más de doscientos diputados en la votación, un clásico de la vida parlamentaria italiana). Lo más llamativo es que votaron en contra del arresto de Genovese uno de los partidos en el gobierno (el Nuovo Centrodestra de Alfano) y también algunos diputados de Forza Italia, además de seis más pertenecientes al partido de Gentile y, por tanto, del Primer Ministro Renzi, el Partido Democrático.

Por no quedar libre de la sombra de la corrupción no ha quedado libre ni Mario Monti: no porque él estuviera envuelto en algún asunto de corrupción, sino porque quien fuera su Ministro de Medio Ambiente y Vigilancia Marítima, Corrado Clini, fue arrestado el 26 de mayo por un delito de apropiación indebida. Por tanto, se trataba de algo ajeno a la actividad desarrollada por el Ejecutivo de Monti; sin embargo, volvía a poner de manifiesto que son muy pocos los políticos italianos en cuya integridad se puede confiar.

Noticias relacionadas

Gerardo y el Estado
España · GONZALO MATEOS
No es posible más sociedad si no hay un mejor estado, fuerte que no invasivo. Y viceversa, una sociedad viva y protagonista es condición para el éxito de un estado eficaz....
10 noviembre 2022 | Me gusta 3
Razones para movilizarse
España · ÁNGEL SATUÉ
Cuando la sociedad se moviliza en sus más diversas formas es importante conocer y entender los motivos por los que se moviliza. ...
3 noviembre 2022 | Me gusta 1
Una verdadera memoria democrática no es militante
España · FRANCISCO MEDINA
La reciente aprobación definitiva en el Senado de la Ley de Memoria Democrática vuelven a traer a la luz de nuevo un pasado común en nuestro país: el episodio traumático que nos partió por la mitad en los años 1936 a 1939, en una Guerra Civil que nos dejó numerosas y profundas heridas....
20 octubre 2022 | Me gusta 3