La cinta blanca

España · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
3 octubre 2013
Que Michael Haneke es un buen director hace mucho que no se cuestiona. Utiliza el lenguaje del cine con originalidad, brillantez y mucha fuerza. Su estilo personal siempre sorprende y su radicalidad formal se ha hecho ya legendaria. La cinta blanca, en este sentido, no desmerece de la buena fama del director. Rodada en blanco y negro, tiene más parentescos formales con el cine de Ingmar Bergman que con cualquier película de tipo histórico.

Harina de otro costal es su propuesta, diríamos, ideológica. En La cinta blanca, Haneke quiere indagar sobre los orígenes culturales del fascismo europeo, y para ello se sitúa a principios del siglo XX en un pequeño pueblo del interior de Alemania. El cineasta bávaro recrea una intrahistoria que le permite descubrir, a la carta, los orígenes primarios de la intolerancia nazi. Y los encuentra en tres realidades: la religión, la familia y la educación. ¿En qué sentido? La religión que presenta es de un puritanismo protestante que deja atrás a Bergman, de un moralismo atroz y con una obsesión enfermiza con el sexo. La familia encarna un modelo autoritario, machista, sin asomo de cariño ni libertad. Y la educación participa de la misma esclerosis descrita. El propio Haneke lo deja claro en sus declaraciones de presentación del film: "Si se considera un principio o un ideal como algo absoluto, sea político o religioso, se convierte en inhumano y lleva al terrorismo". Dicho de otro modo y obedeciendo a la lógica: como la religión por definición se asienta sobre la afirmación del Absoluto, es necesariamente nociva y violenta.

El hecho de que esta película haya recibido la Palma de Oro en Cannes no hace sino confirmar el rancio abolengo ideológico de este film, enraizado en el laicismo europeo más decimonónico. También ha sido nominada al Globo de Oro como mejor película extranjera, y seleccionada por Alemania para competir en los Oscars. Es cierto que el concepto de culpa arraigado en determinadas zonas luteranas ha generado una antropología que fácilmente se vuelve contra el hombre, pero el nazismo tiene una esencia radicalmente pagana y enfrentada al cristianismo. En fin, una película que se entrega en un envoltorio sólido, competente y eficaz, un planteamiento sectario más que discutible.

Noticias relacionadas

Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 2
La política y las identidades
España · F.H.
Es nefasto que la religión se convierta en política. Sabemos lo que eso significa en la India, en Pakistán, en Oriente Próximo y en algún rincón más del mundo. Es nefasto que la religión se convierta en política pero es casi tan nefasto o más que la política se convierta en religión. ...
26 mayo 2021 | Me gusta 4
El penúltimo escalón de la razón
España · F.H.
El niño que me pidió limosna me dio el bendito momento en el que te implicas, en el que el búnker de tu profesionalidad neutra se abre y te sale de la cabeza una pregunta: ¿qué será de él?...
21 mayo 2021 | Me gusta 7
La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 6