Editorial

Justicia para las víctimas

Editorial · P. D.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.067
28 octubre 2013
Este domingo decenas de miles de personas han salido en las calles de Madrid para manifestarse en apoyo de las víctimas del terrorismo. Han criticado la reciente sentencia del Tribunal de Derechos Humanos que ha dejado sin efectividad la doctrina Parot. Era la doctrina que permitía que los condenados por terrorismo no vieran reducida de forma significativa su pena.

Este domingo decenas de miles de personas han salido en las calles de Madrid para manifestarse en apoyo de las víctimas del terrorismo. Han criticado la reciente sentencia del Tribunal de Derechos Humanos que ha dejado sin efectividad la doctrina Parot. Era la doctrina que permitía que los condenados por terrorismo no vieran reducida de forma significativa  su pena.

La protesta contra el Tribunal de Estrasburgo está plenamente justificada. Hasta ahora ese órgano jurisdiccional se había pronunciado sobre las penas impuestas pero no sobre el modo en el qué se aplican. El cambio de la posición de Estrasburgo solo se explica porque el juez que representa a España en el tribunal es socialista, fue miembro del Gobierno de Zapatero. Estamos posiblemente ante la victoria póstuma del anterior presidente que en su negociación con ETA incluyó precisamente como una de sus concesiones la abolición de la doctrina Parot.

La decisión de Estrasburgo hace más difícil el fin del terrorismo. Todo está sucediendo más rápido de lo que hubiera sido deseable: los afines a ETA han podido hacer política demasiado pronto. Se presentan como vencedores, no se arrepienten y ahora, encima, salen de la cárcel.  

“Pero este momento iba a llegar más tarde o más temprano”, dice una de las víctimas que ha participado en uno de los encuentros entre familiares de los asesinados y terroristas arrepentidos que ha propiciado el Gobierno Vasco. Su testimonio, junto al de otras, está recogido en el libro Los ojos del otro.

Merece la pena escuchar a estas víctimas. Su testimonio puede hacer  compañía a los que han sufrido tanto y a toda la sociedad española. Marca un horizonte ideal que no se le puede exigir a nadie pero que es muy deseable. Viene acompañado de ese inconfundible aire de libertad que tiene una  gran experiencia humana.

¿Y qué dicen estas víctimas? Alguna de ellas es muy clara. Dice que el pasado no va a volver, que  no quieren estar encadenada al mal que le arrebató a su ser querido, que el perdón le ha liberado, que quiere rehacer su vida y que los otros, los que han matado, también la rehagan.

Escuchándolas se comprende de qué material está hecho el corazón humano. La exigencia de justicia es tan radical en ellos –también en nosotros-  que no hay reparación, condena de los culpables o ley que pueda satisfacerla. En estas víctimas brilla de un modo especial esa intuición que es de todos: el deseo de justicia está hecho del mismo material que el infinito. Solo deja de ser una tortura cuando, de un modo u otro, se abre a la afirmación de la vida. Seguramente lo más correcto es escribir la palabra con mayúsculas: Vida.

Estas víctimas con su paso adelante sostienen el peso del mundo y  nos señalan con la mayor de las discreciones que el agravio no es la última palabra.

Noticias relacionadas

Salimos juntos
Editorial · Fernando de Haro
El G7 celebrado en los pueblos pesqueros de Cornualles, en el suroeste de Inglaterra, le ha servido al primer ministro británico para potenciar un destino delicioso a disposición del turismo nacional. Objetivo importante para la recuperación económica del país. ...
14 junio 2021 | Me gusta 4
Tampoco es un mundo para jóvenes
Editorial · Fernando de Haro
Ahora que ya parece que el principio del fin de la pandemia está cerca la pregunta es obsesiva: ¿es posible que los jóvenes que han vivido esta peste, la generación Z (17 a 25 años), vaya a vivir peor que la generación de sus padres? ...
6 junio 2021 | Me gusta 9
Libertad es también igualdad de oportunidades
Editorial · Fernando de Haro
Érase una vez un país muy grande, en realidad era casi un continente. Ese país tan grande todavía no era independiente del Reino Unido. Allí nació un niño bengalí al que llamaron Amartya Kumar, luego conocido como Amartya Sen. ...
30 mayo 2021 | Me gusta 7
Frontera sur
Editorial · Fernando de Haro
Mohamed decía en su escaso español que tenía 16 años. Pero por su cara y su altura era probable que fueran tres o cuatro menos. Tiene los dientes montados y el cuerpo menudo. Llevaba dos noches durmiendo debajo de una palmera, sobre unos cartones, al lado del paseo marítimo de Ceuta. ...
23 mayo 2021 | Me gusta 9