José Jiménez Lozano

Cultura · Álvaro de la Rica
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
19 octubre 2010
Acaba de salir el último volumen con los diarios de José Jiménez Lozano. Se titula Los cuadernos de Rembrandt (Pretextos, 2010), y recoge una selección de las notas íntimas de Don José de los años 2005 a 2008. Lo he leído en dos noches, con la misma pasión de siempre. ¿Pasión hacia qué? Hacia la autenticidad de una persona a la que admiro y quiero.

Cada vez transcurre menos tiempo entre la escritura de esas notas y su publicación. A Don José le ha gustado dejar dormir los libros, a veces durante años. Eso manifiesta su humilde prudencia. Pero ahora es menos necesario. La experiencia de la vida que ha ido acumulando, la segunda naturaleza que es para él la escritura, el hábito del discernimiento de las cosas que reflejan sus textos, le permiten esa liberalidad.

Gana en sencillez, en espontaneidad, dice lo que piensa sin más (aunque detrás hay lustros de meditación y de observación atenta de cuanto le rodea y le ronda). Llama la atención su franqueza (léase por ejemplo lo que dice de la "educación para la ciudadanía", p. 164). La cosa va mucho más allá de si Don José es o no un antimoderno. A mí lo que me interesa es el modo ejemplar en el que lee. Una lectura constante, intensa, hecha de modo habitual de unas referencias concretas a las que les saca el mucho y buen el jugo que tienen: de las madres de Port-Royal a sus queridas Simone Weil, Flannery O´Connor, San Agustín, Kierkegaard, mucho. Hay algunos nombres nuevos (Christian Bobin). Pero, insisto, es un lector ejemplar, no por lo mucho que lee y lo bien que lo hace, sino porque para él el mundo no se acaba en esas lecturas.

Son signos que le abren la realidad concreta, tangible, también de la política y la parte de la historia que le ha tocado vivir. No hay ensimismamiento ni inmanencia que valga. Es la diferencia entre el hombre culto y el civilizado: éste no se deja atrapar por la letra escrita. Como siempre, los momentos más emocionantes (tiene un don especialísimo para ello) son aquellos en los que describe el paisaje. Un ejemplo: un fantástico atardecer, después de una lluvia ligera. El cielo ha quedado de un rojo plomizo azulado, y el último reflejo del sol da sobre un edificio de color almagre y pajizo lo vuelve casi irreal, como una construcción de cartón para decorado de teatro, con las ventanas encendidas. En los pisos de abajo se ven siluetas de la gente que hay dentro. La calle está desierta, y hay silencio. ¿Dónde estamos? Pero enseguida un coche a toda velocidad nos lo recuerda. Se acabó "la proyección". Era una de esas pinturas y transfiguraciones que hace a veces la primavera; y lo mismo con árboles, flores y pájaros, que con cemento, alquitrán y coches con sus brillantes élitros como escarabajos procesionales, y son un gozo y un regalo.

Es uno de esos momentos en que alejamos de nosotros los pensamientos oscuros, y nos sentimos a gusto respirando el mundo.

alvaro-hobbyhorse.blogspot.com

Noticias relacionadas

Otro milagro de primavera
Cultura · Elena Santa María
Aunque falta un mes para el cambio de estación, Machado vuelve a ser actualidad hoy: «Mi corazón espera / también hacia la luz y hacia la vida / otro milagro de la primavera»....
24 febrero 2021 | Me gusta 5
Lo que no cuadra
Cultura · Jesús de Alba
El episodio especial de Navidad de la serie Euphoria de HBO me ha hecho ver con especial claridad un aspecto central de nuestras vidas que no solo aparece tantas veces soterrado o escondido, sino que además, y esto es lo que desenmascara el capítulo, su omisión aparece tantas...
30 diciembre 2020 | Me gusta 103
¿El otro es un bien?
Cultura · PaginasDigital
Esta semana ha tenido lugar en el Obispado de San Sebastián, a iniciativa del obispo Munilla, una conversación a tres en la que él manifestaba la enorme dificultad de asegurar un proceso de reconciliación entre los vascos tras la convulsa reciente historia de terrorismo y...
30 diciembre 2020 | Me gusta 100
Dorothy Day, el sabueso del cielo
Cultura · Ivo Paiusco
Hace cuarenta años (el 29 de noviembre de 1980) se iba, a los 83 años de edad, Dorothy Day. Esta mujer fue una de las presencias más significativas de la vida social y cultural, y seguramente también eclesial, norteamericana en el siglo pasado. Day supo conjugar...
18 diciembre 2020 | Me gusta 55