J. Edgar

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
24 enero 2012
Clint Eastwood continúa dando el do de pecho, independientemente del palo que toque. Ahora le ha llegado el turno a un extraño biopic sobre Eldgar Hoover, el fundador del FBI, que estuvo al frente del mismo durante 48 años. Se trata de un personaje muy complejo, que acaparó mucha información sobre altos cargos y por tanto mucho poder. Hoover era un hombre de claroscuros, presuntamente homosexual y un feroz anticomunista. El perfil ideal para caer en las manos de Eastwood.

Con una interpretación asombrosa de Leonardo di Caprio, magníficamente caracterizado, Clint Eastwood nos dibuja un inquietante retrato de Hoover, como un hombre de ideas claras y fijas, pero con una dependencia de su madre que recuerda a las películas de Hitchcock. El cineasta da por sentada su homosexualidad, y en general no da una imagen muy presentable del Superpolicía. Aunque se hace entrañable por su vida de trabajo intenso y convicciones arraigadas, al final vemos a un hombre radicalizado y delirante en sus maniobras persecutorias.

La película es fría, al estilo de su director, pero absorbe al espectador. La dirección artística es deslumbrante, y el trabajo actoral, completado con Naomi Watts, Judi Dench y Armie Hammer es admirable. Una vez más, Eastwood, aquí ayudado por el guión de Dustin Lance Black, consigue hacer un film denso e interesante, y no carente de perplejidad moral.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 2
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2