Hoy conocemos mejor a quienes duermen en la calle

Mundo · Roberto de la Cruz
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
14 noviembre 2008
Un informe de Caixa Cataluña en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid detalla la situación de los sin techo en las ciudades de Barcelona, Lérida y en la capital. Las noches del 26 de febrero, del 12 de marzo y del 28 de abril un equipo de más de mil voluntarios salió a la calle entre las 22.30 y las 02.30 horas no sólo para computar cuánta gente se encuentra en esa situación. También para hablar con ellos y conocer qué desean.

Muy significativo resultó este jueves la presentación del estudio ¿Quién duerme en la calle? que realizó el profesor de la Universidad Pontificia de Comillas Pedro José Cabrera, uno de los coordinadores. "De nada serviría todo el esfuerzo, todos los datos acumulados y los detalles del informe si no fuera para mejorar la situación de estas personas", apuntó al principio de su intervención. "Contar personas sin techo no tiene mayor dificultad, lo interesante es ver que cuando te acercas a ellos quieren hablar y dar a conocer su situación".

La falta de trabajo es la principal causa que les ha llevado a dormir en la calle. Casi el 20 por ciento trabajaba en una profesión relacionada con la construcción. La mayoría son hombres mayoritariamente extranjeros que llevan más de un año pernoctando de esa forma. La venta de chatarra y la limosna son sus principales fuentes de ingreso. Aun así, el 21,6 por ciento de las personas en el caso de Madrid declaró que sus ganancias provenían del trabajo. En cuanto al nivel de estudios, más de la mitad dispone como máximo de estudios primarios, aunque en torno a un diez por ciento posee estudios universitarios. La mayoría anhelaría disponer de una vivienda propia, compartida con otras personas o para ellos solos. Más de la mitad de los sin techo declaran haber sido víctima de delitos durante el tiempo que llevan viviendo desguarnecidos.

Si la crisis económica se alarga, puede incrementarse el número de personas que viven en la calle. La respuesta en las tres ciudades analizadas sería limitada, según el profesor Cabrera. Afirma que ninguno de estos gobiernos municipales aporta recursos suficientes ante esa amenaza.

Hay esperanza

Al mismo tiempo que se presentaba el estudio en la sede de Caixa Catalunya en Madrid, en el número 18 de la calle Rosario Pino, también en Madrid, diez personas en situación de exclusión (en la que se incluye a los sin techo) recibían un curso para ayudarles a afrontar una entrevista de trabajo. Es la labor que realiza la Fundación Integra, que en sus nueve años de vida ha conseguido insertar laboralmente a más de mil personas. Las ONG que trabajan con sujetos en exclusión derivan hacia la fundación a quienes consideran que están preparados psicológicamente para trabajar. Empresas socialmente responsables entrevistan a los candidatos que ha seleccionado Integra y en su caso los contrata. Drogas, cárcel, prostitución, sin techo… condiciones que no son una limitación para un nuevo inicio laboral y personal.

Noticias relacionadas

Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 0
“Hermanos todos”. El viaje del Papa a Iraq
Mundo · Martino Diez
Fue el deseo de Juan Pablo II para el Jubileo, el augurio de Benedicto XVI y ahora se hace realidad con Francisco. El viaje a Iraq del 5 al 8 de marzo, el primero del mundo transformado por la pandemia, pone de nuevo en el centro una periferia....
4 marzo 2021 | Me gusta 5
Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2