Adiós a Fernando Álvarez de Miranda

`Hay que recuperar el espíritu de concordia para vivir en democracia`

España · Juan Carlos Hernández
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 373
21 marzo 2016
Ha fallecido este fin de semana Fernando Álvarez de Miranda, el que fuera presidente de las Cortes Constituyentes. Concedió una de sus últimas entrevistas a www.paginasdiital.es hace unas semanas. La volvemos a publicar como homenaje. Su muerte nos deja sin uno de los referentes de la Transición. Conviene mantener muy vivo en la memoria el modo en el que desarrolló su vocación pública, en el servicio a una España que quería reconciliarse y dejar atrás la Guerra Civil y la postguerra.

Ha fallecido este fin de semana Fernando Álvarez de Miranda, el que fuera presidente de las Cortes Constituyentes. Concedió una de sus últimas entrevistas a www.paginasdiital.es hace unas semanas. La volvemos a publicar como homenaje. Su muerte nos deja sin uno de los referentes de la Transición. Conviene mantener muy vivo en la memoria el modo en el que desarrolló su vocación pública, en el servicio a una España que quería reconciliarse y dejar atrás la Guerra Civil y la postguerra.

Fernando Álvarez de Miranda fue un disidente, militó en los grupos de la democracia cristiana que se oponían a Franco. Fue uno de los protagonistas de lo que el dictador llamó el Contubernio de Múnich. En la ciudad alemana se reunieron, bajo los auspicios del Movimiento Europeo, en 1962, representantes de los dos bandos de la guerra en un gesto claro de reconciliación.

Tras la investidura fallida de Pedro Sánchez, ¿cuál es su valoración de la situación actual?

Pues de preocupación por la situación en la que se encuentran las Cortes y todo el problema político. No tenemos Gobierno en este momento elegido por las Cortes y una situación, que diríamos provisional, que se va prolongando y que, sin duda, no es conveniente para el funcionamiento del sistema parlamentario.

La aritmética que ha resultado de las elecciones pasadas complica una salida, pero ¿ve alguna posibilidad de salir del bloqueo en el que nos encontramos? ¿Unas nuevas elecciones podrían ser la solución?

Yo creo que habría que hacer un esfuerzo, si es posible, de solucionarlo sin elecciones pero, si no hay más remedio, qué duda cabe, habrá que ir a unas nuevas elecciones y tener un nuevo panorama parlamentario que nos permita funcionar con regularidad. El esfuerzo por conseguir formalizar una situación normal con un Gobierno creo que es imprescindible pero si no se consigue realmente llegar a un acuerdo que permita la formalización de un Gobierno, pues habrá que ir a nuevas elecciones.

Stanley Payne comenta que en la transición había un “deseo positivo” que la hizo posible. Usted fue uno de los protagonistas de la transición en España. ¿Echa en falta ese deseo positivo en la España actual?

Yo creo que sería imprescindible volver a ese deseo positivo y a esa actitud de concordia para poder resolver nuestra vida parlamentaria. Yo recuerdo un espíritu después de las elecciones del 15 de junio de 1977, a pesar de las diferencias políticas, de concordia por parte de todos para poder buscar fórmulas de entendimiento y de articular lo que llegó a ser primero la Constitución de 1978 y luego la consolidación de toda la transición. Ese deseo yo creo que es imprescindible. Ahora lo que no sé es si se podrá conseguir porque no lo veo yo muy claro en estos momentos.

¿Le parece que las nuevas generaciones han recibido como tradición esa sabiduría de que el otro, a pesar de las lógicas diferencias que usted decía, no es un enemigo a batir?

También lo que ha ocurrido es que estas nuevas generaciones no han tenido el protagonismo ni han vivido todo lo que había sido la etapa previa a la transición, todo lo que fue el franquismo. La situación en la que nos encontrábamos absolutamente marginados no solamente de Europa sino del mundo occidental y de las costumbres normales en democracia. Tampoco teníamos unas Cortes libres, no teníamos un Estado de derecho suficientemente consolidado y eso yo creo que a los distintos sectores políticos, aunque hubiera diferencias profundas, pero existía eso deseo de buscar una solución. Yo pienso que ese deseo existe pero no se formaliza en actos concretos y hay muchas palabras, muchos discursos pero pocos hechos, esa es la realidad. Nos encontramos con que va pasando el tiempo y la situación sigue sin resolverse. ¿Que hay que acabar con nuevas elecciones? Pues esa es la gran incógnita. Todos desearíamos que esto se resolviera cuanto antes y ese es por mi parte el gran deseo y la gran frustración. Lo que soñábamos entonces y creíamos haber consolidado, que era un sistema democrático parlamentario suficientemente estructurado, de repente pues parece que va fallando, que no se consigue en estos momentos normalizar la situación después de unas elecciones para poder normalizar el juego democrático. Esa es la realidad.

Por tanto, la herencia que ustedes nos han dejado tenemos que volver a ganarla.

Yo creo que hay que buscar como sea y ese es el espíritu que habría que entre todos, como dice usted muy bien, ganarlo. Recuperar el espíritu de concordia suficiente para poder vivir en una democracia parlamentaria. Lo que ocurre ahora es que las nuevas generaciones no creen en el sistema parlamentario y eso es muy grave ya que nos llevaría a una situación, pues en fin, sin salida. La democracia tiene sus defectos y no cabe duda de que necesita controles. Los controles suficientes para que no se corrompa y eso es un viejo axioma que todo el mundo sabíamos pero esos controles no han funcionado o no han funcionado lo suficientemente bien y esto se ha deteriorado de tal manera que la situación se ha hecho insostenible y yo pienso que mucha gente en este momento está decepcionada del sistema parlamentario.

Sus palabras hay que escucharlas y meditarlas.

Yo lo que deseo es que se resuelva cuanto antes esta situación porque estamos asistiendo a un espectáculo muy triste. No es lo que habíamos pensado en nuestra época, no está siendo lo suficientemente fuerte y consolidado y no sé cómo acabara.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3