Hanna

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
6 junio 2011
El director londinense Joe Wright, que demostró su talento en films de época como Orgullo y prejuicio o Expiación, cambia radicalmente de tercio y estilo con Hanna, aunque ha contado para protagonizarla con Saoirse Ronan, quién con 13 años hizo su primer gran papel en Expiación. Saoirse encarna a Hanna, una adolescente que vive con su padre en el círculo polar. Allí Hanna es duramente adiestrada por su padre para la defensa y la supervivencia. Ella se prepara para una peligrosa misión que tiene que ver con su pasado y el de sus padres. Cate Blanchett y Eric Bana completan un reparto en los que están lejos de ser los mejores papeles de su carrera.

Thriller y Ciencia Ficción se dan cita en esta película aderezada con escenas de acción y cierto aroma gore. Momentos de montaje trepidante y música machacona parecerían sugerirnos que estamos ante una película de género convencional, pero lo cierto es que no es así. El hecho de que está protagonizada por una niña que busca a su padre en medio de graves dudas de identidad le confiere un cimiento dramático difícil de clasificar. El resultado es impactante, pero frío; angustioso pero distante. Como en ciertas películas de Tarantino, el espectador no sabe si tomarse en serio la crudeza de lo que ve, en ocasiones muy violento.

Como en toda película de ciencia ficción que se precie, no falta la lectura bioética: ¿hasta dónde puede llegar la manipulación genética? Si nos atenemos al film, la respuesta está muy clara, y entronca con la gran tradición del género: la ciencia se vuelve contra el hombre cuando se usa sin limitaciones al servicio del poder. Por otra parte, uno de los grandes temas que plantea Kazuo Ishiguro en Nunca me abandones, a saber, qué pasa con las necesidades afectivas de los hombres-experimento, emerge de nuevo en este film, aunque de forma más colateral. En fin, un film irregular, rodado con mucha fuerza, pero que no consigue emocionar lo suficiente.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2