Habitación en Nueva York

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.434
8 diciembre 2013
Medianoche. Nueva York. Silencio que interroga. El sonido de las hojas del periódico que lee él. El teclear de ella. Un ambiente cargado que aparenta lo contrario.

Medianoche. Nueva York. Silencio que interroga. El sonido de las hojas del periódico que lee él. El teclear de ella. Un ambiente cargado que aparenta lo contrario. La apacible lectura de él, el inquietante malestar de ella. Ese silencio.

Tanto ruido a lo largo de la noche. Para encontrarse en ese silencio ahora.

Gritos a lo lejos de jóvenes que se entregan a la noche. La luz encendida del hombre que vive enfrente, que escribe mientras todos duermen.

La mujer con el vestido rojo cambia cinco veces la manera de sentarse en un minuto. Toca una canción de Chopin con sus bellas manos. El hombre no levanta la mirada ni dice una sola palabra. Ella deja de ver el piano como su aliado para reconquistar a quienes considera sus enamorados.

La madera del pasillo suena. Unos pasos desiguales de hombre guían a su dueño hacia una habitación no lejos de ésta.

El traje rojo no sirve. El cuidado moño tampoco. Las manos suaves, las perfectas melodías, el perfume de esta noche o su dulce sonrisa no han sido suficientes para que el hombre la mire.

Él, enfrascado en su lectura, espera otra cosa. Una cosa distinta de aquélla que tiene delante. No lo sabe. Ahora, en este instante, espera entre las letras del diario, en la profundidad o la importancia del contenido de las noticias; en las crónicas de los corresponsales o en las historias de las disputas políticas que se suceden en Nueva York. Pura espera. ¿De qué?

La luz no permite abandonar la esperanza de algo que lo cambie todo, que lo renueve; de algo que convierta lo viejo en nuevo, lo imposible en viable, lo herido en curado. Así, son dos los corazones que, en una noche neoyorquina, sin mirarse entre sí por temor a no encontrar nada, siguen esperando.  

Noticias relacionadas

Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 3
El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 6
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 6