Ha caído Txeroki, queda mucha tarea

España · M.M.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
17 noviembre 2008
Hacía días se esperaba la detención de Txeroki, Mikel Garikoitz Aspiazu, el jefe de los comandos de ETA desde 2006. Hacía días que estaba localizado en el pueblo de Cauterets, en el pirineo francés. Tanto se esperaba la detención y tanto tiempo llevaba localizado que algunos temían que al final se escapase.

Los responsables de la lucha antiterrorista se temían que los etarras utilizaran la Cumbre de Washington para hacerse publicidad. Un atentado el pasado fin de semana hubiera obligado a Zapatero a hablar en el G-22 de los detenidos. La detención ha sido posible gracias a una información que manejaba la Guardia Civil en un día en el que De Juana estaba citado ante los tribunales británicos y cuando su extradición no está del todo clara.   

La colaboración del país vecino y la voluntad de emplear todos los recursos policiales para acabar con ETA han dado resultado. No por eso hay que entusiasmarse. Tenemos experiencia de la capacidad de la banda para renovar a sus responsables. El camino a recorrer para vencer a ETA será largo y estará acompañado de un dolor que se prolongará. Lo importante es corregir los errores del mal llamado proceso de paz liderado por Zapatero en su primera legislatura y que los pasos, aunque sean lentos, se den dentro de la senda correcta. Mientras el Gobierno de Zapatero no vuelva a negociar con terroristas y se mantenga firme en la lucha policial, seguiremos avanzando.

La solución no es sólo policial, también es política. A pesar de que el Tribunal Supremo ilegalizara al brazo político de ETA, ANV (pudo haberlo hecho antes si el Gobierno hubiera tenido voluntad política), sus concejales siguen presentes  en 40 ayuntamientos. Muchos de ellos siguen cobrando.

Solución policial, política y también cultural. El perfil de Txeroki, responsable del atentado de Barajas y autor material del atentado que acabó con la vida de dos guardias civiles en Capbreton, es el de un joven criado en un mundo cerrado, sin ideas y sin más horizonte que el de una violencia sorda. Sin una educación que sea una verdadera alternativa al nacionalismo revolucionario que genera este tipo de sujetos deshumanizados, la lucha contra el terror estará coja.

Noticias relacionadas

La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 3
Un mena: 4.700 euros
España · C.M.
Lo que más me entristeció de ese día fue tener la tentación de mirar hacia otro lado. ...
3 mayo 2021 | Me gusta 5
Aprender de la crisis para descubrir lo que nos une
España · Ignacio Carbajosa
A veces es necesario un ejercicio de razón, ligado a la memoria, para sorprender en acción “eso que nos acomuna”, de modo que podamos caer en la cuenta de que es mucho más real, concreto y digno de atención que las descalificaciones que gratuitamente lanzamos de un bando a otro. ...
28 abril 2021 | Me gusta 33