Guerra al estatalismo

Mundo · Mario Mauro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
26 julio 2010
"Big advance for people power". Si un buen día vemos por la mañana el discurso del nuevo primer ministro británico, David Cameron, pronunciado recientemente en Liverpool, es un hito y un modelo de gobierno a seguir en toda Europa. Tal y como anunció durante la campaña electoral, el líder conservador ha resumido en dos palabras inequívocas cuál será la lucha de Inglaterra en los próximos años y desde dónde volverá a empezar. La idea es la "Big Society" que recoge todo el deseo de cambio de la sociedad inglesa, en clara discontinuidad respecto al cuatrienio laborista de Gordon Brown.

Uno de sus objetivos y una de las piedras angulares de su filosofía política desde 2005, cuando se convirtió en el líder del Partido Conservador, es dar a los individuos y a las comunidades el control de su propio destino. Cameron quiere retomar las cosas desde abajo, con la participación de todos los estratos de la sociedad. "Esta tierra está llena de talentos no expresados, de hombres y de mujeres que pueden vivir su vida. Basta de marionetas desilusionadas y sin alma que actúan clonando comportamiento de los demás".

Guerra al estatalismo. Cameron sabe que se enfrentará a una guerra de verdad, sin tabúes. Para ganarla deberá ganar la lealtad, a largo plazo, de Clegg y sus aliados liberales.

Después de la intervención en Liverpool, la reacción de los apegados al asistencialismo no se ha hecho esperar. Ha sido, de hecho, automático que los laboristas le acusen de querer esconder enormes recortes en el sector público. Estamos empezando, y la capacidad de Cameron todavía no se concretado. Como no se ha concretado la viabilidad de sus propuestas, por las que se le acusa de querer implicar a ciudadanos voluntarios para no pagar inútilmente a los funcionarios. Hace falta tiempo para juzgar. Pero no se desanime, querido Cameron. El "old labour" le insulta, comparándole con ese diablo de Tony Blair, con la esperanza de verle fracasar. Espero que el mayor pecado del que se le acuse sea el de haber tenido "el coraje de proponer un plan que había sido ya puesto en práctica por un gobierno laborista, como ha asegurado la ministra en la sombra Tessa Jowell. Si es así, el Reino Unido en unos pocos años se transformará en un verdadero laboratorio de la subsidiariedad. Aumentan las expectativas de que la subsidiaridad avance desde Londres e irradie a toda Europa, también a las instituciones europeas.

Dicen que Cameron es euroescéptico. Por favor, que alguien le haga saber que su visión de la sociedad es la que estamos buscando desde hace décadas. Es lo que más necesitamos. Y no ha habido tratado o reforma institucional de la Unión Europea que la haya conseguido transformar en mentalidad colectiva, sobre todo en mentalidad de los que gobiernan la Unión Europea y los Estados miembros.

Noticias relacionadas

América se enroca (parte II)
Mundo · Ángel Satué
Después de analizar el plano estratégico en el artículo titulado “La retirada de América”, el autor se adentra en el estimulante plano ideológico....
17 septiembre 2021 | Me gusta 1
La retirada de América (parte I)
Mundo · Ángel Satué
Tras las elecciones norteamericanas la Administración Biden tomó el testigo de la trumpista en la retirada de EE.UU. de Afganistán. Trump siguió la estela de la Administración Obama, de la que Biden fue vicepresidente....
9 septiembre 2021 | Me gusta 8
Alfombras de guerra
Mundo · Giuseppe Frangi
Una de las riquezas tradicionales de Afganistán era el comercio de alfombras, pero sus motivos decorativos han cambiado mucho. ¿Será posible volver atrás?...
8 septiembre 2021 | Me gusta 1
¿Emirato o califato? El dilema talibán
Mundo · Martino Diez
La reconquista de Afganistán pone al movimiento fundamentalista ante una encrucijada, pero también plantea el problema del fracaso cultural de Occidente y el de nuevos equilibrios de poder tras la retirada americana....
7 septiembre 2021 | Me gusta 2