Grayson Capps, sonidos de pradera y antro

Cultura · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
1 julio 2011
Al tiempo que pisa, curva ávida y velozmente cada cuerda para puntear o marcar la triada del acorde hasta conseguir ese sonido lastimero de su guitarra para el blues y country-rock, al tiempo Grayson Capps ataca con voz de gravilla la primera estrofa de Wail & Ride que da título al album, uno de sus seis editados, cuyo The lost cause minstrels ha visto la luz en la última semana.

Descubrí a Capps recientemente en uno de los magníficos blogs que navegan por la red. Su indumentaria hippie delata que ha devorado kilómetros para actuar en montones de antros y lugares menores en los que ha recogido también cosecha de canciones del Sur (es de Opelika, Alabama) y de los parajes más recónditos de la América profunda. En otros momentos, Capps colgó la guitarra para apearse del tráfago de las giras y recomponerse junto a su familia.

Temas folk, country, rock impregnados de rhythm & blues con los que hace canciones, algunas de ellas nuevas versiones del secular e inmenso folklore americano. Sus guías son Dylan y Waits, en cuya voz se les parece rompiendo, acentuando y descabalgando sílabas hasta alargar versos, verdadera música de raíces.

Con guitarras acústicas y limpias eléctricas evanescentes tampoco falta el trote contundente de las baquetas en la batería y los coros acompañantes que evocan polvorientas llanuras agrestes y al propio Monument Valley por el que cabalgan en centauros los dos John: Wayne y Ford.

Grayson Capps empezó su andadura formando The House Levellers y poco después la banda Stavin' Chain, con los que grabó un disco. Ya en solitario alumbra If you knew my mind (2005), Wail & Ride (2006), Songbones (2007) y Rott 'N' Roll (2008), y el directo Live at The Paradiso y The lost cause minstrels (2011).

Capps convence a los de buen oído y mejor gusto por los sonidos de la ruta estadounidense.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 2
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2