´From Zero to Hero´, mujeres y hombres atraídos por el Estado islámico

Mundo · Viviana Premazzi
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 462
10 febrero 2016
Según un informe de la inteligencia británica, en el último año el número de mujeres occidentales que han entrado en las filas del Isis aumentó el 21% respecto a 2014. Melanie Smith y Erin Marie Saltman, del International Centre for the Study of Radicalisation (ICSR), han señalado que las mujeres representan el 10% de los miembros europeos del Isis y que su edad media está entre los 16 y 24 años. Al menos una cuarta parte de estas mujeres son reclutadas por miembros de su familia –maridos, hermanos o padres– mientras que las demás son chicas que eligen marcharse solas o con alguna amiga.

Según un informe de la inteligencia británica, en el último año el número de mujeres occidentales que han entrado en las filas del Isis aumentó el 21% respecto a 2014. Melanie Smith y Erin Marie Saltman, del International Centre for the Study of Radicalisation (ICSR), han señalado que las mujeres representan el 10% de los miembros europeos del Isis y que su edad media está entre los 16 y 24 años. Al menos una cuarta parte de estas mujeres son reclutadas por miembros de su familia –maridos, hermanos o padres– mientras que las demás son chicas que eligen marcharse solas o con alguna amiga.

Dounia Bouzar, fundadora y directora del Centro de Prevención de las derivaciones sectarias vinculadas al islam, ha descubierto que las jóvenes radicalizadas tienen una característica común: a todas les interesa una carrera en el ámbito social o en el de la ayuda humanitaria. En cuanto manifiestan estas aspiraciones, mediante canales como el perfil de Facebook, los islamistas empiezan a lanzar sus redes. Se hacen pasar por “hermanas y hermanos en el espíritu” y se hacen amigos de estas jóvenes. Durante esta primera fase, las conversaciones no giran en torno a temas religiosos sino que van generando un ámbito emotivo. Los reclutadores favorecen el nacimiento de sentimientos de consternación y de shock, usando imágenes de niños víctimas de las bombas y de los gases utilizados por el régimen sirio, o niños palestinos arrestados por los israelíes, por ejemplo. Solo cuando han desestabilizado un poco a sus víctimas, empiezan a poner en discusión el mundo en el que viven, su estilo de vida, y ahí entra en juego la religión. Las sobrecogedoras imágenes de la guerra civil siria, las masacres por parte del régimen de Bashar al-Assad y la falta de empatía y apoyo por parte de Occidente (“el enemigo lejano”) y de otros países musulmanes (“el enemigo cercano”) motivas y animan a estas chicas y mujeres a marcharse a Siria. El informe incluye la respuesta que una adolescente que vivía en un suburbio de Chicago dio a los agentes de la FBI que la detuvieron justo cuando se marchaba a Siria: “¿Y vosotros qué decís de los barriles bomba que matan a miles de personas? Si las decapitaciones ayudan a detenerlos quizás no sean tan malas”.

Otras mujeres se ven atraídas por la idea de casarse con un combatiente, un héroe. “Hay una mezcla de adoctrinamiento y seducción”, explica Bouzar. La “combinación de violencia y vida doméstica” es importante, declara Katherine Brown, profesora en el King’s College de Londres, que lleva años estudiando este fenómeno. Según Mia Bloom, profesora en la Universidad de Massachussetts, son “jóvenes, impresionables, románticas, con un sueño de familia”. Como afirma Anne Speckhard, las mujeres que viajan a Siria idealizan su papel como pobladoras del nuevo Estado islámico y apoyo para sus hombres. Hombres que ambicionan ser héroes, duros, fuertes e importantes.

Daniel Koehler, director del German Institute on Radicalization and De-radicalization Studies (GIRDS), señala que algunas de ellas también se ven atraídas por una forma de “emancipación yihadista”, una respuesta al aislamiento social y cultural en que tienen que vivir muchas jóvenes musulmanas en Occidente, por la posibilidad por tanto de viajar y salir al exterior ellas solas y casarse con quien quieran sin el consenso de sus familias, o la participación en actividades de vigilancia para aquellos que forman parte de la terrible brigada Al-Khansa en Raqqa.

Muchos hombres se convierten en cambio en combatientes para satisfacer sus fantasías de omnipotencia. “Juegan a ser Dios, pensando que pueden controlar la vida y la muerte”, buscan grandeza, “gloria eterna y significado en un mundo intrínsecamente caótico”, como dice el antropólogo Scott Atran. Exhiben su nueva personalidad omnipotente, sus ganas de venganza, la exaltación que deriva de su voluntad de matar y la fascinación por la propia muerte.

Ese llamamiento a la masculinidad, según Christopher Daase, del Peace Research Institute Frankfurt, se encuentra en primer plano. Sus videos de reclutamiento resultan muy reveladores en este sentido. Son llamamientos políticos a emprender la lucha contra Occidente por todos los medios, viviendo una vida propia de héroes. Personas insignificantes que se convierten en héroes, imputados y “condenados” que se convierten en jueces inflexibles de una sociedad que consideran hereje e impía, individuos que inspiran desprecio a seres violentos que dan miedo, desconocidos que pasar a ser personajes de los que se habla en la televisión y en los periódicos, autocelebrados y celebrados por sus compañeros en las redes sociales. Lo que ofrece el Isis es un estatus, una reputación y prestigio, reconocimiento dentro y fuera de la comunidad local, tanto en el escenario de guerra siria como en sus patrias europeas, mediante la publicación de imágenes de combatientes en internet. Coolsaet describe significativamente este factor como la posibilidad de ir “from zero to hero” (de cero a héroe). Sentido, pertenencia, fraternidad, respeto, estatus, aventura, heroísmo, martirio y éxito personal se mezclan en una causa que ellos consideran “de éxito”.

Oasis

Noticias relacionadas

Librarnos de las batallas culturales
Mundo · Francisco Medina
El pasado 24 de junio, la Supreme Court norteamericana dictó sentencia en el que venía a rectificar el criterio sentado en pronunciamientos anteriores en relación a la cuestión del aborto (en concreto, en la famosa Sentencia Roe vs. Wade y en otra, Planned Parenthood of Southeastern Pa. vs...
1 julio 2022 | Me gusta 4
La violencia nunca es la última palabra
Mundo · Pierluigi Banna
Este año Pentecostés no solo se celebró en la iglesia de San Francisco en Owo (Nigeria) sino que se “consumó”. El martirio, que nunca debe buscarse directamente, siempre representa un reclamo potente al verdadero sentido de Pentecostés, no solo para los cristianos sino también para quien...
17 junio 2022 | Me gusta 1
Elecciones legislativas francesas: LIF y 3i
Mundo · Ángel Satué
En Francia hay elecciones legislativas este fin de semana. Una nueva primera vuelta, en un país que viene dividido de serie de las elecciones presidenciales, y que se dividirá aún más políticamente si en cada circunscripción se va a una segunda vuelta, pues en estas se vota para que otro no...
10 junio 2022 | Me gusta 2
En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0