“Frente a la injusticia unos se preguntan qué va a pasar y otros nos preguntamos qué vamos a hacer”

Entrevistas · Juan Carlos Hernández
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2
11 abril 2022
Conversamos con el filósofo Fernando Savater, muy preocupado por la reforma educativa de la ESO, donde denuncia una tendencia hacia la sentimentalización del conocimiento.

Unos de los temas en los que más ha insistido últimamente es la educación. ¿Qué le parece la reforma de la ESO que se ha planteado?

A mí me preocupan las noticias que han salido sobre los contenidos de la ESO porque tanto en Historia como en otras asignaturas se va hacia una concepción que va a acabar con la cronología, que va a introducir una perspectiva de género hasta en las Matemáticas, una especie de sentimentalización del conocimiento. De las cosas que han ido saliendo de los contenidos de la ESO pues, francamente, me parece muy alarmante. Desaparecen la Revolución Francesa o el descubrimiento de América y se sustituyen por cosas sin un orden cronológico, me parece un disparate. Nos falta conocer, en detalle, todo el proyecto pero lo que hemos ido conociendo hasta el momento es para preocuparse.

“Es necesaria una defensa del conocimiento”

Entiendo que en su concepción de la educación no solamente le preocupa la falta de unos conocimientos en cuanto a los contenidos sino también la generación de un sujeto con capacidad para juzgar la realidad.

La persona desarrolla su sentido crítico a partir de los conocimientos. No se puede dar un sentido crítico sin conocimientos, sino que, una vez que uno sabe de algo entonces puede tener una visión crítica. No basta el elogio sin más de la crítica, primero hay que defender el conocimiento y, a partir de cuando uno sabe de algo, entonces es capaz de criticar a los que no saben.

En un editorial en Il corriere della sera Julián Carrón ponía el acento en el factor humano para explicar la inesperada resistencia ucraniana en defensa de la libertad. ¿La libertad de la persona que se mueve frente a una injusticia se escapa a los múltiples análisis militares y geopolíticos?

Lo que se plantea en Ucrania efectivamente es que un tirano poderoso quiere imponerse por razones estratégicas, por razones de sus intereses imperiales… quiere imponerse sobre un país que busca un modo de vida a la occidental, más democrático al estilo de las que hay en Europa. La libertad de los ucranianos está amenazada por los deseos de Putin, que quiere hacer prevalecer su punto de vista sobre los ucranianos que buscan un modo de vida como la que puede haber en España o en Francia.

¿El mayor enemigo de Putin es este deseo de libertad del pueblo ucraniano, más que la OTAN?

Ese es el mayor enemigo como fondo, efectivamente, el ansia de libertad es el enemigo de Putin como es el enemigo de los autócratas. Lo que pasa es que a los autócratas no se les vence sino con ejércitos. La OTAN es imprescindible porque sin ella Putin estaría ya en Algeciras…

Sorprende ver a los ucranianos defender así su libertad como sorprende cómo un pequeño grupo de personas entre las que estaba usted se opusieron frente a la barbarie de ETA, salvando las distancias que se quieran. ¿Qué es lo permite generar un sujeto capaz de resistir frente a un poder injusto?

Los caracteres humanos son muy diferentes. Hay gente que simplemente se queja de la falta de libertad y de las imposiciones pero no levanta un dedo y otros, en cambio, que cuando estamos sometidos y cuando se nos priva de libertades o frente a injusticias como un asesinato, en vez de quejarnos pensamos qué vamos a hacer. El qué vamos a hacer coincide con la resistencia que citabas.

Hoy en día estamos sometidos a una avalancha de información, muchas veces contradictoria y que en ocasiones se trata directamente de propaganda. En el artículo que citaba anteriormente se decía que como criterio es necesario no permitir que la razón se absolutice, es decir, que no se separe de la realidad para no dejarla a merced de la ideología. ¿Cómo juzgar ante esta avalancha?

Hay que aprender a navegar entre informaciones primero muy abundantes y luego contradictorias. Durante mucho tiempo el problema era que las personas no recibían información suficiente. Hoy es el al contrario ya que recibimos información de manera torrencial de todo lo que ocurre en cualquier lugar del mundo. Y, en muchas ocasiones, estas informaciones están deformadas u orientadas de modo sectario. No se puede tener una única fuente de información. Tenemos que aprender a orientarnos y a contrastar las fuentes. Hay que aprender a manejar la información ya que el problema no es solamente tener información sino aprender a manejarla.

“Es necesario corregir el capitalismo pero no convertirlo en el mal”

Decía hace poco que señalar los males del capitalismo es justo y útil pero considerarlo como el puro mal es imbécil. ¿Qué cosas urge mejorar dentro del capitalismo?

Yo no soy un economista pero es evidente que el capitalismo es un sistema que tiene tendencia, si no hay una corrección de alguna manera, a que los más poderosos, porque poseen el capital, regateen sus pagos, regateen su seguridad o sus derechos a los trabajadores que tiene menos posibilidades. Todo eso debe, de alguna manera, ser corregido u orientado. Lo vemos en temas concretos como los horarios de trabajo, los salarios, los seguros sociales… que dependen del capitalismo pero que pueden ser corregidos. Lo que pasa es que convertir al capitalismo en el mal absoluto como si hubiera una alternativa que fuera buena es un disparate. Si fuera del capitalismo hubiera una alternativa estupenda pues iríamos a buscarla pero fuera del capitalismo no hay más que formas degradadas del propio capitalismo. Capitalismo de Estado que es lo que suele llamarse comunismo como en China o en Rusia y esto no es una alternativa. Es necesario corregir el capitalismo pero no convertirlo en el mal porque no arreglamos nada y encima nos entregamos a formas peores como son las llamadas comunistas.

Noticias relacionadas