¿Familia tradicional? No, familia concreta

Mundo · Andrea Tornielli
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
4 junio 2012
Un millón de personas se reunieron el domingo alrededor de Benedicto XVIpara la misa con la que concluyó el VII Encuentro de las Familias, evento quese celebró en un momento particularmente difícil para la Santa Sede y para la"familia" pontificia en particular, por los "vatileaks" y la investigación queha llevado al arresto del ayudante de cámara del Papa Paolo Gabriele. 

Se ha dicho que el afecto de los fieles (que vinieron a Milán desde 153países), que se comportaron muy bien durante la gran liturgia del Parque deBresso, pero que también mostraron su afecto en los momentos de fiesta, consolóy apoyó al Papa en este momento tan difícil. La realidad que se ha visto enestos tres días milaneses de la visita es que Benedicto XVI ha animado yapoyado no a la «familia normal», sino a familias concretas, de carne y hueso yque aceptaron su invitación desde todos los rincones del mundo. Ha animado yapoyado las experiencias positivas que ya están en marcha.

Un primer dato, que sorprendió a más de una persona, es la capacidad deRatzinger para soportar la fatiga. En particular el sábado por la noche,durante la Fiesta de las Familias, cuando el Papa (que da lo mejor de sí encuanto eficacia y capacidad comunicativa) respondió improvisando las preguntasque le hicieron. Preguntas que ya conocía, claro, pero a las que respondió deforma concisa y precisa.

Paradójicamente, justamente en la cita pública con menos políticos en lasprimeras filas, cuando el sol ya se había puesto en el Parque de Bresso, elPapa dijo la cosa más hermosa sobre los políticos: «Me parece que deberíaaumentar el sentido de la responsabilidad en todos los partidos, que noprometan cosas que no pueden realizar, que no busquen solo votos para sí, sinoque sean responsables por el bien de todos y que se entienda que la políticasiempre ha sido responsabilidad humana, moral ante Dios y ante los hombres».

Un segundo elemento tiene que ver con el registro que el Papa eligió paralos mensajes que lanzó en estos días. Se podían esperar anatemas en contra delas «amenazas» que atormentan a la familia; sin embargo (a pesar de ciertostérminos como "aborto", "eutanasia" y "parejas de facto"), Benedicto XVI hablópor tres días sobre la familia y familias sin pronunciar nunca estas palabras.Habló siempre positivamente, animando. Y mostró cuál es y cuál debe ser elaporte de los cristianos para la «sociedad líquida» y plural: una minoríacreativa, compuesta por personas que no hacen los «profetas de la desventura»(como recordó el cardenal Scola en el primer saludo al Papa e la Plaza delDuomo de Milán), sino que traten de testimoniar experiencias de «vida buena».

Aunque no presente ningún cambio doctrinal con respecto a la participacióneucarística, fueron muy significativas las palabras que ayer y hoy pronunció elPapa sobre los separados y divorciados, mostrando que recibe y acoge susdificultades y su sufrimiento, y pidiendo que las comunidades pongan másatención al problema. Muestran, además, que el verdadero Ratzinger, aquel conel que se ecnontraró un millón de peregrinos en Bresso, es diferente delRatzinger que se percibe a través de los medios de comunicación.

Ningún anatema, pues, ni condenas o regaños. Tampoco panoramas oscurossobre la realidad (por lo demás, objetivamente difícil), que las familias y elmundo están viviendo. Benedicto XVI no «voló alto», sino que más bien habló deOtra cosa, de aquello por lo que todavía puede valer la pena vivir y construiruna familia. 

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3