Europa, dividida frente a los cristianos

Mundo · Mario Mauro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
7 febrero 2011
"El cristianismo sólo tiene necesidad de verdad". Citando esta frase de León XIII, Vittorio Messori subraya en su artículo de la semana pasada en Il Corriere della Sera un aspecto fundamental del debate sobre las raíces cristianas de Europa.

Al mismo tiempo, por respeto a la verdad, me gustaría precisar cuál es la situación de las instituciones europeas, que desde hace algunos años se vienen comportando de forma extremadamente diversa. El Parlamento Europeo, de hecho, desde finales de 2007, ha dado algunos pasos significativos hacia la superación de la llamada "ideología hegemónica, la corrección política" a la que se refería Messori.

Han sido cuatro las resoluciones con referencias claras e inequívocas a la persecución de los cristianos aprobadas en Estrasburgo durante los últimos tres años y medio. La última, aprobada a mediados de enero de 2011, incluye algunas innovaciones que hacen justicia a algo que desde hace mucho tiempo se acallaba como una vergüenza.

Por primera vez se pide al Ejecutivo de la Unión Europea que los acuerdos comerciales que la UE firme en todo el mundo se vinculen con el respeto a los derechos humanos de las poblaciones cristianas y de todas las minorías. Se pide también la puesta en marcha de un organismo europeo encargado de vigilar el nivel de libertad religiosa en el mundo.

Durante el debate sobre esta última resolución, desarrollado antes de la primera votación en respuesta a la intervención de la Alta Representante para la Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, subrayé cómo ésta había evitado intencionadamente utilizar la palabra "cristianos", a pesar de que la discusión se centraba precisamente en la "situación de los cristianos en el contexto de la libertad religiosa". Después de aprobar la resolución en el Parlamento, el texto pasó al Consejo.

El documento que preparó el Consejo Europeo confirmaba la imposición de la Comisión, sin la palabra "cristianos", ignorando además las dos iniciativas propuestas por el Parlamento. El resultado, por tanto, fue un texto privado de cualquier tipo de iniciativa concreta en apoyo de las minorías cristianas perseguidas. Un documento vacío e inútil que confirma la patología laicista que sufren en su seno las dos instituciones europeas más potentes.

Por lo que se ha sabido de las negociaciones, uno de los países que con más fuerza ha obstaculizado la referencia explícita a los cristianos ha sido Gran Bretaña, porque, según Londres, podría suponer una provocación para los elementos islámicos de los países musulmanes.

Afortunadamente, dentro del Consejo Europeo no existe un pensamiento único y totalitario: la devolución del texto resulta muy positiva y es mérito de los gobiernos que se han opuesto con firmeza a una solución que habría sido inútil, que de hecho habría bloqueado el desarrollo de las grandes novedades introducidas por el Parlamento.

"El hecho de que el texto propuesto no mencionara a las comunidades cristianas como víctimas de graves actos de violencia me ha hecho sentir que la credibilidad europea se vería seriamente amenazada si resultaba aprobado". Son palabras del ministro italiano Frattini. El camino es arduo, pero la no aprobación del documento pone en evidencia una división que nos da un poco de tiempo para intentar convencer a los gobiernos más "recalcitrantes" de lo contradictorias que resultan sus posiciones.

Creo que se trata de la enésima traición cometida por una obstinada minoría de gobiernos europeos en contra de los ideales que permitieron el nacimiento y florecimiento de ese proyecto que llamamos la Europa unida.

Il Sussidiario

Noticias relacionadas

¿Qué futuro para Europa?
Mundo · Ángel Satué
No basta que nos hablen de Europa para ser europeístas, no basta con disfrutar las bondades racionales de la libertad de movimientos de capitales, mercancías y personas. Parece que las 12 estrellas quedan muy altas....
11 junio 2024 | Me gusta 3
Unida en la diversidad, «In varietate concordia»
Mundo · Ángel Satué
Junto con el Brexit y la respuesta al COVID la guerra de Ucrania ha tenido un efecto federalizante, esto es, de compartir soberanía. En el siglo XXI la soberanía de los Estados Miembros se debe de conjugar, por necesidad y algunos, por convicción, en un compartir soberanía de un modo multinivel....
6 junio 2024 | Me gusta 1
Himnos y manipulaciones
Mundo · GONZALO MATEOS
No debemos dejarnos cegar por algunas dinámicas de confrontación política buscadas para exacerbar nuestros sentimientos. Son tiempos de reflexión, de debate plural sobre el cuestionamiento de lo que se consideraba incuestionable pero que afecta a nuestro ideal común....
3 junio 2024 | Me gusta 3
Europa se construye en la crisis
Mundo · Ricardo Gómez Laorga
La pandemia puso a Europa «frente al espejo» de su excesiva dependencia de la producción foránea en determinados bienes básicos y estratégicos. Esto auspicio un nuevo rumbo en la política exterior hacia una «autonomía estratégica abierta»....
3 junio 2024 | Me gusta 2