ETA mata ante una sociedad desactivada

España · Lartaun de Azumendi
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
4 diciembre 2008
Cuando en el año 2000 ETA acabó con la vida del empresario vasco y peneuvista José María Korta, el entonces diputado general de Guipúzcoa Román Sudupe lloraba desconsoladamente la muerte de su amigo sin encontrar explicación a la tragedia. "Han matado a un abertzale de verdad", llegó a decir el dirigente del PNV. Ayer, cuando el lehendakari Ibarretxe compareció para condenar el último tiro en la nuca, quiso destacar de Ignacio Uría, afiliado del PNV, que era "un hijo de este pueblo".

Distinguir entre los asesinatos de una banda sanguinaria no tiene sentido alguno. El valor de una vida vilmente segada no puede compararse ante otro hecho similar. Resulta, en cambio, del todo pertinente extraer las distintas lecturas que más allá de la acción bárbara puedan hacerse.

El atentado contra Ignacio Uría nos hace volver, forzosamente, la mirada a las tres últimas décadas del milenio pasado. Rescata los recuerdos de un País Vasco y una España que en su momento decidieron doblegarse ante el mal.

La paralización definitiva, por parte del primer gobierno de Felipe González, de la construcción de la central nuclear de Lemóniz tras los cinco asesinatos de ETA contra trabajadores del proyecto, se puede distinguir como el primer momento en el que los asesinos constatan la debilidad de los actores de esta nación. Ya en los noventa, fue la diputación de Guipúzcoa, gobernada por EA, la que cedió al chantaje de variar el trazado original de la autovía de Leizarán después de numerosos atentados. El País Vasco sufría dos importantes reveses, la desaparición o la pérdida de calidad de dos obras de primer nivel y, sobre todo, la percepción de que en adelante sería ETA la que marcaría el ritmo del crecimiento de las infraestructuras. Aquellas dos derrotas de la democracia, bendecidas por nuestros políticos, fueron ratificadas por una sociedad silente y cabizbaja que se mostró entre incapaz e indolente de hacer frente a la bota de los terroristas.

Por eso, el ingrediente más distintivo que en esta ocasión nos deja la muerte a tiros del empresario Uría es la labor pendiente que vuelve a asomar y que no puede dejar pasar el pueblo vasco. La recuperación de las riendas de la democracia, la defensa del derecho a prosperar, la demostración de que el bien es más fuerte que su antagónico. La construcción de la Y vasca se ha cobrado su primera víctima mortal, y es en memoria de Ignacio Uría, y en la de los anteriores que quedaron en el camino, desde donde una sociedad como la vasca tiene la obligación moral de demostrar que tantos años de gobierno nacionalista no pueden desactivar a un pueblo para siempre. Una nueva victoria de ETA resultaría muy difícil de digerir pero más complicada de entender, si cabe.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3