¡Está llegando!

Cultura · Cristian Serrano
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 548
2 diciembre 2013
El Madrid de Ancelotti comienza a ser un espectáculo digno de ver. Además de aprovechar, el recurso por excelencia de los atletas madridistas, el contraataque, los blancos ya se atreven a disfrutar pacificando el juego alrededor de Xabi Alonso. Eso sí, el verdadero termómetro será como en los últimos tiempos, el ocaso del invierno en adelante.

El Madrid de Ancelotti comienza a ser un espectáculo digno de ver. Además de aprovechar, el recurso por excelencia de los atletas madridistas, el contraataque, los blancos ya se atreven a disfrutar pacificando el juego alrededor de Xabi Alonso. Eso sí, el verdadero termómetro será como en los últimos tiempos, el ocaso del invierno en adelante. Hasta entonces, concurso de toques y goles en casa. Fuera, a trabajar por llegar al mismo nivel. Solo en Almería el Madrid venció cómodo.

La vuelta de Alonso y la lesión de Khedira han precipitado los acontecimientos. Ante el Valladolid, el Madrid firmó el partido más completo de la temporada. El príncipe Bale firmó el verdadero triplete: marcó con la cabeza, con la izquierda y con la derecha.

Los vallisoletanos se desfondaron para acabar llegando dos veces a puerta en noventa minutos, teniendo un solo saque de esquina a favor. Los de JIM miraban a los alegres chicos que tenían delante disfrutando del manejo del balón. Testificaron que un nuevo Madrid está llegando. También fueron víctimas.

El balón, las ocasiones y los goles fueron del Madrid.

Por cuarta vez en la temporada, Ancelotti se atrevía con un centro del campo plagado de futbolistas de buen toque y recorrido. Siempre escoltados por Xabi Alonso. La lesión de Khedira ha obligado al italiano a reubicar la zona media. Distintas maneras de entender el fútbol: el Bernabéu ha pasado de ver un Alonso-Khedira-Essien a Alonso-Modric-Isco.

¿Podrán estos mismos enfrentarse a un Bayern Munich? Veremos. Está claro que a más talento en el medio, más opciones de gol.

Florentino debería llamar a la fábrica de caretas para pedir otras 45.000 con el rostro de Xabi Alonso. Él es el Madrid. Junto a él, pueden jugar escalonados o en triángulo. Isco, que estuvo en la sombra en las últimas jornadas, ha vuelto para quedarse.

Para acabar, Bale. Si el verdadero Modric, que previo a su fichaje vivió un verano similar al del galés, comenzó a verse en marzo, el príncipe antes de Navidad ya está dando muestra de su calidad y de lo que aporta tanto en faceta individual como colectiva. Nueve goles y seis asistencias lo corroboran cuando se cumplen tres meses desde que se gestó su fichaje.

Ancelotti avisaba en junio, quizás no del todo convencido: “El club más prestigioso del mundo tiene que ganar jugando un fútbol espectacular”, dijo con su característica ceja izquierda alzada entre el nerviosismo de su presentación.

Ahora, obligado por las circunstancias, no hay alternativa. El Madrid anunciado está llegando.

Noticias relacionadas

Dostoyevski y la belleza que salva
Cultura · Adriano Dell'Asta
“La belleza salvará al mundo”. Este aforismo de Dostoyevski se ha repetido tantas veces que casi suena aburrido, y sobre todo corre el riesgo de resultar fuera de tono e inaceptablemente simplista en tiempos tan duros como estos. ...
19 enero 2022 | Me gusta 1
Epifanías en la villa miseria
Cultura · Lucio Brunelli
En relación con el número de habitantes, Argentina ha tenido más muertos por covid que Italia e incluso que Brasil. Más de cien mil víctimas –y siguen aumentando– en una población de 44 millones de habitantes. ...
14 enero 2022 | Me gusta 2
La ciudad armoniosa
Cultura · Jesús de Alba
Leer a Péguy es siempre una sorpresa. Corrige las imposturas. Para Péguy cada individuo es un sujeto cívico, capax civitatis, un ciudadano, un conciudadano. Todo ciudadano debería ser considerado como "próximo", pŕójimo, sin que hubiera ningún exiliado o excluido de la "ciudad armoniosa", de...
12 enero 2022 | Me gusta 2
Raíces invertidas en la identidad cristiana
Cultura · Adrien Candiard
Utilizando una imagen platónica, san Alberto Magno dice en alguna parte que el cristiano es un árbol cuyas raíces se hunden en el cielo. Esta imagen un tanto paradójica destaca un aspecto esencial: si bien es cierto que existe una identidad propiamente cristiana, esta hunde sus raíces más en...
31 diciembre 2021 | Me gusta 6