¿Es justa la vida?

Cultura · Algunos estudiantes del Liceo Gimnasio Alessandro Volta de Bogotá
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
25 enero 2010
Hace pocos días un acontecimiento ha hecho temblar al mundo: un terremoto muy fuerte en Haití, el país más pobre de América Latina, ha provocado miles de muertos y destruido gran parte de los edificios y de las casas de Puerto Príncipe. Delante de esta catástrofe natural ha habido diversas reacciones: terror, miedo, preocupación e incluso indiferencia. ¿Cómo es posible que semejante acontecimiento suscite tantas reacciones diferentes en cada uno de nosotros? ¿Qué nos dice a nuestra vida este hecho?

Quizá esta pregunta tiene múltiples respuestas, pero plantearla suscita en nosotros el deseo de encontrar la respuesta, de indagar dentro de nosotros para entender qué somos y cómo estamos hechos. Es sorprendente ver cómo, gracias a un hecho que le ha acontecido a otros, nosotros podemos ensimismarnos con su dolor y reflexionar sobre nuestra experiencia. En el fondo no somos distintos de ellos: somos pequeños y frágiles en el universo infinito. Somos un punto insignificante en el universo, pero el hecho mismo de que tengamos la razón y que, con ella, nos damos cuenta de que nosotros mismos sufrimos y nos conmovemos por personas que ni siquiera conocemos, nos une a ellos.

Todo esto nos suscita otra pregunta: ¿es justa la vida?

Una cosa es cierta: no podemos erigirnos en jueces e inculpar a Dios de esta catástrofe porque no conocemos hasta el fondo nuestro Destino y porque nuestra vida no nos pertenece, sino que pertenece definitivamente a Él, y sólo Él sabe verdaderamente por qué hacemos el mal y por qué suceden hechos como este.

Y es cierto también que, si bien no sabemos claramente el porqué suceden ciertas cosas en la historia humana, somos hombres libres, es decir, capaces de aceptar semejante dolor y semejante devastación como punto de partida para cambiar y tomar conciencia de nosotros mismos y del significado de la vida y de cada instante: nuestra vida pende de un hilo y el hecho mismo de estar vivos ahora nos dice, instante tras instante, que somos queridos, aquí y ahora, por Otro.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2