¿Es justa la vida?

Cultura · Algunos estudiantes del Liceo Gimnasio Alessandro Volta de Bogotá
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
25 enero 2010
Hace pocos días un acontecimiento ha hecho temblar al mundo: un terremoto muy fuerte en Haití, el país más pobre de América Latina, ha provocado miles de muertos y destruido gran parte de los edificios y de las casas de Puerto Príncipe. Delante de esta catástrofe natural ha habido diversas reacciones: terror, miedo, preocupación e incluso indiferencia. ¿Cómo es posible que semejante acontecimiento suscite tantas reacciones diferentes en cada uno de nosotros? ¿Qué nos dice a nuestra vida este hecho?

Quizá esta pregunta tiene múltiples respuestas, pero plantearla suscita en nosotros el deseo de encontrar la respuesta, de indagar dentro de nosotros para entender qué somos y cómo estamos hechos. Es sorprendente ver cómo, gracias a un hecho que le ha acontecido a otros, nosotros podemos ensimismarnos con su dolor y reflexionar sobre nuestra experiencia. En el fondo no somos distintos de ellos: somos pequeños y frágiles en el universo infinito. Somos un punto insignificante en el universo, pero el hecho mismo de que tengamos la razón y que, con ella, nos damos cuenta de que nosotros mismos sufrimos y nos conmovemos por personas que ni siquiera conocemos, nos une a ellos.

Todo esto nos suscita otra pregunta: ¿es justa la vida?

Una cosa es cierta: no podemos erigirnos en jueces e inculpar a Dios de esta catástrofe porque no conocemos hasta el fondo nuestro Destino y porque nuestra vida no nos pertenece, sino que pertenece definitivamente a Él, y sólo Él sabe verdaderamente por qué hacemos el mal y por qué suceden hechos como este.

Y es cierto también que, si bien no sabemos claramente el porqué suceden ciertas cosas en la historia humana, somos hombres libres, es decir, capaces de aceptar semejante dolor y semejante devastación como punto de partida para cambiar y tomar conciencia de nosotros mismos y del significado de la vida y de cada instante: nuestra vida pende de un hilo y el hecho mismo de estar vivos ahora nos dice, instante tras instante, que somos queridos, aquí y ahora, por Otro.

Noticias relacionadas

La lista del profesor Omero
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
Alessandro D’Avenia es un profesor dedicado desde hace más de veinte años a la enseñanza e imparte clases de latín e italiano en un instituto. Es doctor en letras clásicas y ha escrito novelas y ensayos de gran éxito en Italia y otros países. ...
24 junio 2022 | Me gusta 2
Pasolini, Gennariello y las trampas del mundo
Cultura · Giuseppe Frangi
“En 1947 llegó un joven profesor de lengua, pasó lista y se presentó. Se llamaba Pier Paolo Pasolini. En los dos años que pasamos con él fuimos los alumnos más afortunados del mundo. ...
9 junio 2022 | Me gusta 1
En lo más pequeño está lo divino
Cultura · Pierluigi Banna
El papa Francisco ha reconocido a Hugo Rahner (1900-1968) como uno de los maestros que desde su juventud le permitieron identificarse con el carisma ignaciano. Así lo narraba recientemente Santiago Madrigal en un artículo publicado en La Civiltà Cattolica. ...
26 mayo 2022 | Me gusta 0