Bienvenida a Benedicto XVI

Encuentro entre razón y fe

Mundo · César Nombela Cano
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
28 junio 2010
Al dar la bienvenida a España al Santo Padre Benedicto XVI, me parece oportuno resaltar su constante invitación al uso de la razón, así como a la ampliación de sus límites, para que la razón humana se pueda disponer al servicio del hombre. Es un nuevo encuentro entre fe y racionalidad el que nos propone el Santo Padre, precisamente buscando el que la razón no se autolimite, sino que se abra a la lógica del don.

Benedicto XVI confía en la capacidad humana para extender los límites del conocimiento, a través de la investigación científica y técnica, como una actividad profundamente humana, que forma parte de la búsqueda de la verdad. "En la técnica, vista como una obra del propio talento, el hombre se reconoce a sí mismo y realiza su propia humanidad", afirma con rotundidad el texto de la encíclica Caritas in Veritate.

Esa búsqueda de la verdad constituye también una exigencia ética, el Santo Padre proclama que la verdad es la meta, la Ciencia y la Técnica son instrumentos para alcanzarla. La búsqueda de la verdad es una premisa de la actitud ética de la que no pueden prescindir quienes se afanan en crear y aplicar conocimiento racional.

Pero, igualmente, cabe a la libertad humana el situar ese progreso científico-técnico en una dimensión más ancha y acogedora. La Ciencia y la Técnica son verdad cuando se desarrollan en el marco de la objetividad y racionalidad que les tiene que caracterizar. Pero la Ciencia y la Técnica no son la verdad absoluta, no pueden constituir la única realidad totalizadora de la existencia humana. La enseñanza de Benedicto XVI constituye una propuesta liberadora, porque el avance de la Ciencia y la Técnica también puede ser factor de liberación para la Humanidad y, sobre todo, una propuesta redentora, enraizada en lo esencial del mensaje cristiano.

"El problema del desarrollo está estrechamente relacionado con el concepto que tengamos del alma del hombre", así lo enfatiza el pontífice. Hoy, como siempre, el hombre es capaz de responder, desde su libertad, a las preguntas esenciales sobre el sentido de nuestra existencia. El mundo de hoy necesita este mensaje, necesita entender que: lejos de Dios, el hombre está inquieto y se hace frágil. Quienes así lo aceptamos hemos de dar cuenta de nuestra certeza como mejor forma de amar y servir a todos. 

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2