En Cuba todo sigue igual

Mundo · Ignacio Santa María
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
21 abril 2008
El Parlamento cubano eligió ayer como sucesor de Fidel Castro en la presidencia del Consejo de Estado a su hermano Raúl, quien en su primer discurso como jefe del Gobierno prometió la "continuidad de la revolución". La confirmación de estas palabras está en la composición del nuevo consejo, donde prácticamente sólo ha cambiado Fidel Castro. Se materializan, por tanto, los temores de quienes se mostraron más escépticos ante la noticia de la renuncia del dictador cubano a continuar en la jefatura del Estado, aunque reservándose la presidencia del partido, y se hace evidente que la isla no vive un proceso de transición sino sólo de sucesión.

Así pues, esta partida la han ganado aquellos que desde dentro del régimen han apostado y trabajado por un castrismo sin Castro o, más bien, con otro Castro. Ese otro Castro, el hermano pequeño del comandante, Raúl, enigmático y reservado, ha dirigido el país con puño de hierro durante los últimos 19 meses y de él se dice que ha ejercido el mando del aparato represor de la dictadura. Parece, pues, el perfil menos indicado para iniciar un proceso de transición política, si bien ha demostrado ya en el pasado su posición favorable hacia la apertura económica, por lo que el horizonte probable que se dibuja es el de una liberalización económica según el modelo chino.

Es cierto que para mantener un sistema tan corroído sus dirigentes necesitarán del apoyo económico de Hugo Chávez y echarán mano de ciertas reformas de maquillaje que servirán para que los sempiternos partidarios del régimen sigan justificándolo, pero todo lo que no sea respetar los derechos humanos, dejar de perseguir las ideas y caminar hacia unas elecciones libres no podrá ser considerado avance sino retroceso.

No podemos olvidar que en las prisiones de Cuba todavía quedan 58 presos de conciencia (periodistas, escritores, profesores…) que fueron encarcelados hace cinco años por impulsar un movimiento cívico, oriundo y pacífico que reclamaba reformas que avanzaran en la democratización del país. Nada que ver con maniobras de injerencia diseñadas por Estados Unidos y ejecutadas por agentes infiltrados de la CIA.

Reacciones en España

La mayoría de los políticos españoles reaccionaron con optimismo al mensaje de renuncia de Fidel Castro. Prácticamente todos, salvo alguna excepción, expresaron su deseo de que Cuba estuviera ante el inicio de una transición a la democracia. Por improvisación, ingenuidad o cálculo estratégico, la vicepresidenta De la Vega y el ministro Moratinos se expresaron en términos idénticos. Sería bueno que quienes se pronunciaron en este sentido explicaran ahora dónde están los signos que les hacían ser tan optimistas.

El Gobierno no puede sentirse muy orgulloso de su papel con respecto a Cuba en estos cuatro años. Los opositores reprochan duramente la indiferencia que les ha demostrado el Ejecutivo de Zapatero y sus excesivas muestras de simpatía al régimen, que incluyeron una visita oficial a la isla por parte de Moratinos y la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, en la que no se reclamó a las autoridades cubanas un esfuerzo democratizador.

La tolerancia cómplice hacia el régimen de Castro es un instinto natural que comparte toda la izquierda española aunque con distintos grados. El caso extremo es el del líder de Izquierda Unida, quien hace solo unos días calificó a Cuba de "referente de dignidad nacional". Uno de los rasgos preocupantes de nuestra izquierda es precisamente que siga optando por tolerar o condenar los sistemas totalitarios en función de su signo político.

 

Noticias relacionadas

El Gobierno de los talibanes echa a andar
Mundo · Oasis Center
Con el nombramiento de los nuevos viceministros se ha completado el gobierno ad interim de Afganistán. Los elegidos vuelven a ser exclusivamente varones, aunque se han incluido algunos (pocos) representantes de minorías étnicas, como un miembro de la comunidad hazara (minoría chiita) como...
28 septiembre 2021 | Me gusta 1
Es hora de salir del conflicto entre occidentalismo e islamismo
Mundo · Michele Brignone
El vigésimo aniversario del 11-S coincide con el fracaso occidental en Afganistán, un fracaso más cultural que político y militar. Estos dos hechos imponen una reflexión sobre la relación entre Occidente y el mundo musulmán....
24 septiembre 2021 | Me gusta 3
El futuro del avispero afgano (parte III)
Mundo · Ángel Satué
Tras analizar los planos ideológico y estratégico, conviene hacer un ejercicio de cierta prospectiva, pues se prevé que la zona va a quedar inestable por décadas....
23 septiembre 2021 | Me gusta 3
El “nuevo” gobierno talibán de Afganistán
Mundo · Claudio Fontana
Tras conocer la composición del nuevo gobierno talibán en Afganistán, a pesar de que han prometido que será provisional, ya hemos podido ver que, contra lo que habían anunciado, es todo menos “inclusivo”....
21 septiembre 2021 | Me gusta 1