Emergencia laboral: la ´solución social´ deshumaniza

España · M. Medina
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
27 abril 2009
El dato de paro del pasado viernes es especialmente dramático. No es sólo que haya más de 4 millones de parados en España o que el número de desempleados haya aumentado en más de 800.000 personas en el último trimestre. Es que los datos de la EPA se registran cuando hay un mínimo incremento de la población activa, de sólo un 1,6 por ciento. Eso significa que el incremento del paro es, de forma casi neta, destrucción del empleo. Con la tasa de desempleo en el 17,36 por ciento se superan ya las previsiones del Gobierno para todo el año.

Marzo era según Zapatero el mes en el que las cosas iban a empezar a mejorar. El plan para que los ayuntamientos generaran puestos de trabajo, las medidas para facilitar el crédito a través del ICO y las iniciativas del Plan E se han disuelto en la debacle laboral del primer trimestre. La economía española destruye puestos de trabajo a una velocidad que da vértigo. Y Zapatero sólo aumenta el déficit no productivo, convirtiendo al Estado en un durísimo competidor de la iniciativa social en la búsqueda de financiación.

El gobernador del Banco de España ha repetido hasta la saciedad que es necesario realizar reformas estructurales. Pero en Moncloa hay instalado un cortoplacismo que impide ponerse en serio a trabajar, convocar a la oposición y a los agentes sociales, y buscar un gran acuerdo que, como los acuerdos de la transición, empiece con una explicación a los españoles de los sacrificios que tenemos que hacer juntos para hacer frente a la situación.

Este domingo Zapatero en Madrid ha insistido en lo mismo. Y ha arremetido contra "aquéllos que jalean groseramente las peticiones de reformas laborales y contención del gasto; a aquéllos que denuncian con cinismo que no se gaste más y que nos piden reducir la inversión pública". El  gasto no se aumenta porque haya inversión, el gasto es gasto corriente. Pero es el recurso al  conflicto, siempre el conflicto.

Hay ya más de un millón de familias con todos sus miembros en paro. Necesitan trabajo y el presidente del Gobierno lanza una "bonita frase": "la salida de la crisis será social o no será". En esa frase hay condensada toda una concepción ideológica que ha sustituido la necesidad del trabajo por la necesidad de uno de los frutos del trabajo. El trabajo es mucho más que una prestación. "El trabajo -decía don Giussani en su libro El yo, el poder y las obras (libro recientemente reeditado por Ediciones Encuentro)- es la expresión total de la persona (…), la expresión de la relación de la persona con las cosas y con la realidad presente", con el destino. 

Por eso la sustitución del salario por una prestación de desempleo sólo puede ser una solución transitoria y no la respuesta a la crisis. Aunque tuviésemos dinero público suficiente para gastar, que no lo tenemos sin condicionar seriamente nuestro presente y nuestro pasado, la fórmula de Zapatero lo que entiende por "social" supone una deshumanización que no conviene a nadie.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3