Elecciones en Italia: ¿sólo pierde Berlusconi?

Mundo · Martino Cervo, Roma
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
18 mayo 2011
En 2001, poco antes de las elecciones, Massimo D'Alema, líder histórico de la izquierda, dijo que esperaba ver a Silvio Berlusconi «con el colador en la cabeza». Il Cavaliere ganó. No hay un líder que haya sido dado por muerto más veces que el del Pueblo de la Libertad. Pero el golpe de las elecciones administrativas de este lunes en algunas ciudades es algo inédito.

En Milán, la ciudad del primer ministro y su bastión, la alcaldesa saliente, Letizia Moratti, no sólo ha quedado, contra toda previsión, por detrás del candidato comunista Giuliano Pisapia (que se sitúa como favorito para la segunda vuelta), sino que su partido ha sido alcanzado por los demócratas. Los apoyos a Berlusconi se han reducido a la mitad respecto a 2006: veintiocho mil frente a cincuenta y tres mil. ¿Es el fin del berlusconismo, que desde hace diecisiete años marca la política italiana? Por ahora, falta una alternativa de liderazgo y de establecimiento de coaliciones.

Más allá de Milán, ningún partido ha ganado: le ha ido mal a la Liga Norte, que pierde posiciones en toda la parte septentrional del país. Mal también el Partido Demócrata, que ha conservado Turín y Bolonia cediendo votos, pero que ha perdido Nápoles, donde después de quince años de gobierno ha quedado fuera de la segunda vuelta. Mal el Tercer Polo de Fini y Casini, lejos de tener el peso de un verdadero centro. Los tres protagonistas son Luigi De Magistris, un polémico procurador y ahora eurodiputado en el partido del antiguo juez de Manos Limpias, Antonio Di Pietro; un cómico metido en política, Beppe Grillo, que ha llegado al diez por ciento en algunas ciudades; y Nichi Vendola, líder de la izquierda radical, de cuyo partido procede el probable nuevo alcalde de Milán. Todos ellos outsiders, alternativas impensables de gobierno, que roban votos al Partido Demócrata.

La crisis más evidente, agravada por un fuerte voto mixto (voto de alcalde y de concejales diferente), es la de la política, incapaz de hacer una representación creíble: esto debe preocupar más que el posible, aunque todavía lejano, ocaso de Berlusconi.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3