Elecciones en Italia: ¿sólo pierde Berlusconi?

Mundo · Martino Cervo, Roma
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
18 mayo 2011
En 2001, poco antes de las elecciones, Massimo D'Alema, líder histórico de la izquierda, dijo que esperaba ver a Silvio Berlusconi «con el colador en la cabeza». Il Cavaliere ganó. No hay un líder que haya sido dado por muerto más veces que el del Pueblo de la Libertad. Pero el golpe de las elecciones administrativas de este lunes en algunas ciudades es algo inédito.

En Milán, la ciudad del primer ministro y su bastión, la alcaldesa saliente, Letizia Moratti, no sólo ha quedado, contra toda previsión, por detrás del candidato comunista Giuliano Pisapia (que se sitúa como favorito para la segunda vuelta), sino que su partido ha sido alcanzado por los demócratas. Los apoyos a Berlusconi se han reducido a la mitad respecto a 2006: veintiocho mil frente a cincuenta y tres mil. ¿Es el fin del berlusconismo, que desde hace diecisiete años marca la política italiana? Por ahora, falta una alternativa de liderazgo y de establecimiento de coaliciones.

Más allá de Milán, ningún partido ha ganado: le ha ido mal a la Liga Norte, que pierde posiciones en toda la parte septentrional del país. Mal también el Partido Demócrata, que ha conservado Turín y Bolonia cediendo votos, pero que ha perdido Nápoles, donde después de quince años de gobierno ha quedado fuera de la segunda vuelta. Mal el Tercer Polo de Fini y Casini, lejos de tener el peso de un verdadero centro. Los tres protagonistas son Luigi De Magistris, un polémico procurador y ahora eurodiputado en el partido del antiguo juez de Manos Limpias, Antonio Di Pietro; un cómico metido en política, Beppe Grillo, que ha llegado al diez por ciento en algunas ciudades; y Nichi Vendola, líder de la izquierda radical, de cuyo partido procede el probable nuevo alcalde de Milán. Todos ellos outsiders, alternativas impensables de gobierno, que roban votos al Partido Demócrata.

La crisis más evidente, agravada por un fuerte voto mixto (voto de alcalde y de concejales diferente), es la de la política, incapaz de hacer una representación creíble: esto debe preocupar más que el posible, aunque todavía lejano, ocaso de Berlusconi.

Noticias relacionadas

En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0
El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4