El último Mohicano

Cultura · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 7.197
26 marzo 2014
Querido lectores, estoy muy dejado (os tengo muy dejados). LLevo no sé cuantas semanas sin poner un miserable post, pero hoy tenemos que agradecer al colectivo de estudiantes huelguistas de mi facultad que no me dejen ir a clase: así no me queda otra que escribir para pasar el rato. En agradecimiento a su salvajismo, por impedirme ampliar mi cultura histórica y escribir un blog tan chorra como este, les dedico ´El último mohicano´. También lo hago porque quiero mostraros el tandem que hace con la estupenda ´El Patriota´, que analizaremos próximamente. Espero que os guste.

EL ÚLTIMO MOHICANO (1992)

Dirigida por Michel Mann

1. En pocas palabras…

La película presenta la historia de amor entre un joven mohicano, descendiente de ingleses y criado entre los indios, y una distinguida dama británica, hija mayor de un general en el estado de Nueva York; como pintoresco telón de fondo –y parte esencial de la película- se muestra el enfrentamiento entre ingleses y franceses en Norteamérica, durante la Guerra de los Siete Años.

2. Ambientación

Muy buena: la fotografía es excelente, y consigue recrear muy bien el espacio en que se desarrollarían enfrentamientos como este en esas latitudes de Norteamérica, como los espesos bosques; los ríos que se atraviesan o cuyo curso se sigue, en canoa; las cataratas,…

• La presentación de los asentamientos de los pioneros, o del fuerte, que son los ambientes predominantes de la película está muy conseguida (una baza muy arriesgada hubiera sido presentar el fuerte en piedra, pero el hecho de que se muestre hecho casi en su totalidad en madera le otorga más realismo).

• De igual forma otros elementos, que podrían considerarse modismos: la uniformidad, sea del ejército inglés como del francés; los protocolos de saludo y parlamento entre oficiales; los recogidos y peinados;…

• Quizás el discurso sobre el contacto con la naturaleza, un poco new age, que presenta la película en algún momento por boca de los mohicanos, podría moderarse, pero no es predominante y eso le aleja de convertirse en un Pocahontas a la inversa.

• Aparece, poco pero aparece, una representación de un grupo de indios jugando a su tradicional y de raíces mitológicas “juego medicina”, que los europeos adaptarían y bautizarían con el nombre de “lacrosse”. Bien por ese guiño.

3. Personajes

Los personajes responden a determinados arquetipos de gentes del tiempo y del lugar extraídos de la novela; es decir, ninguno de ellos es un personaje histórico reconocible, pero sin embargo muchos de ellos no son casuísticos y en sus comportamientos observamos roles que es interesante destacar:

• Los oficiales británicos, considerados en todo momento caballeros, por encima de la tropa, de los auxiliares indígenas, y de los colonos. Entre ellos se tratan conforme al código militar, y con la cortesía ligada a su rango; a los demás, con superioridad o, en caso de las mujeres, con condescendencia. Para ellos la fidelidad a la Corona está por encima de cualquier otro interés.

• Los colonos: muestran el tipo de persona que habita en la frontera, lugar de continuos peligros y de vida incómoda y salvaje. Se muestra su condición de pioneros hasta en el vestir, con prendas de pieles. Sus intereses primordiales están en torno a su familia, su casa y sus tierras. Muchos han tenido que huir de la metrópoli o han sido expulsados; lo que en general son todos es parte del proceso de repoblación unido a la paulatina conquista inglesa del continente americano. Por tanto están unidos a Inglaterra por nacionalidad, con lo que sus bienes y sus personas están al servicio de las necesidades patrias, pero en lo demás cuentan con su persona, su prole y sus armas para abrirse camino.

• Los indios: Habitantes de las tierras norteamericanas antes de la llegada tanto de ingleses como de franceses. Su modus vivendi ha permanecido en consonancia con la tradición (como tan bien nos muestra la película) aunque alterado en parte por las novedades que introducen los europeos: siguen cazando animales en los bosques y aprovechando su carne y sus pieles, pero ya lo hacen con carabinas y las pieles las venden a pobladores de otra raza; siguen estructurando sus relaciones sociales internas y de contactos entre grupos por medio de su pertenencia a pueblos muy concretos (como los mohawk, o los hurones, o los dakota,…), pero han ampliado sus relaciones entre ellos con acuerdos como la confederación iroquesa; las luchas intertribales  se han mantenido como antaño, pero ahora toman partido por ingleses o por franceses (de hecho es  a raiz de esta Guerra de los Siete Años que surgirá entre los indios la práctica de arrancar las cabelleras a los vencidos, como vemos en la película, pues los blancos recompensaban por cada una que traían, símbolo de un enemigo caído).

Noticias relacionadas

Con la lámpara encendida
Cultura · Javier Mª Prades López
Publicamos la homilía de Javier Prades durante el funeral de Mikel Azurmendi el pasado 9 de agosto en la parroquia del Espíritu Santo de San Sebastián...
12 agosto 2021 | Me gusta 9