Cisne negro

El triunfo del instinto

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
15 febrero 2011
Esta película del siempre excéntrico Darren Aronofski vuelve a un tema inagotable y universal: el misterio de la creación artística. Se aproxima a él desde la experiencia de una bailarina de danza clásica, Nina, que se ve ante la oportunidad de protagonizar una versión muy personal de El lago de los cisnes. Para ello deberá sufrir la rivalidad de sus compañeras Lily y Beth, la presión de Thomas, el director de la compañía, y el celo asfixiante de una madre superprotectora. Pero el verdadero enemigo de Nina es ella misma y su compleja psicología.

Lo central del film es que sitúa una concepción maniquea del ser humano en el núcleo de la experiencia artística. Al igual que el cisne blanco y el negro representan formas opuestas en El lago de los cisnes, Nina tiene un lado "correcto", perfeccionista, dócil y recatado, y otro oscuro, sensual, agresivo y letal. Esta bipolaridad, versión moderna del Dr. Jekill y Mr. Hyde, no es más que una actualización de las categorías psicoanalíticas: Nina tiene sus impulsos instintivos (el ello freudiano) reprimidos por una autocensura brutal (su superego) que tiene su origen en la interiorización de una figura materna dominante y castradora. Añádase a eso una ausencia absoluta de la figura paterna y tenemos finalmente un cóctel emocional explosivo.

Lo más discutible del film es que sitúa la expresión artística exactamente ahí: en la liberación del poder subyugador del superego en aras de una explosión de los instintos, fundamentalmente sexuales, como si se tratara de una transposición del método Stanislavski al mundo de la danza. Es evidente que el personaje de Nina necesita madurar, desprenderse del control enfermizo de su madre y romper el corsé emocional que ella misma se ha impuesto; pero supone un gran reduccionismo limitar la expresividad artística dentro de ese perímetro.

La cinta está narrada en lenguaje muy moderno: excesiva cámara en mano, una fotografía de mucho grano, montaje vibrante… y todo ello al servicio de una portentosa Natalie Portman que da lo mejor de su carrera. Aronofski abusa de las metáforas oníricas del inconsciente, que rompen el tono realista del film y subrayan un suspense casi terrorífico que ensombrece el film. En fin, una película muy personal, tan brillante en su estilo como oscura en sus propuestas.

Noticias relacionadas

La lista del profesor Omero
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
Alessandro D’Avenia es un profesor dedicado desde hace más de veinte años a la enseñanza e imparte clases de latín e italiano en un instituto. Es doctor en letras clásicas y ha escrito novelas y ensayos de gran éxito en Italia y otros países. ...
24 junio 2022 | Me gusta 2
Pasolini, Gennariello y las trampas del mundo
Cultura · Giuseppe Frangi
“En 1947 llegó un joven profesor de lengua, pasó lista y se presentó. Se llamaba Pier Paolo Pasolini. En los dos años que pasamos con él fuimos los alumnos más afortunados del mundo. ...
9 junio 2022 | Me gusta 1
En lo más pequeño está lo divino
Cultura · Pierluigi Banna
El papa Francisco ha reconocido a Hugo Rahner (1900-1968) como uno de los maestros que desde su juventud le permitieron identificarse con el carisma ignaciano. Así lo narraba recientemente Santiago Madrigal en un artículo publicado en La Civiltà Cattolica. ...
26 mayo 2022 | Me gusta 0