El retrato de Dorian Grey

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
8 junio 2010
Enésima adaptación de la obra de Oscar Wilde, en este caso llevada a cabo por el veterano actor y director Oliver Parker, responsable de adaptaciones como Otello de Shakespearse o La importancia de llamarse Ernesto, también de Oscar Wilde. En esta ocasión ha optado por combinar un aire clasicista con un moderno estilo gótico con aderezos de fanta-terror que no favorecen nada el resultado. El actor Ben Barnes, que saltó a la fama con su papel de Príncipe Caspian en Las crónicas de Narnia, encarna con solvencia al malvado Dorian Grey, y le da la réplica un siempre sobresaliente Colin Firth.

La película no desdibuja la intención moral de la obra de Wilde y condena una forma de vida guiada únicamente por la mera apetencia, sin límites éticos de ningún tipo. Sin embargo, el director parece tener más interés en el efectismo de la puesta en escena que en la hondura dramática del texto, lo cual introduce una indeseada distancia con el espectador. Se acentúan demasiado los aspectos gores, terroríficos y orgiásticos en detrimento del retrato más psicológico de los personajes. Es una pena que una película con muchos aspectos valiosos, y con una antológica dirección artística, se desvirtúe por no saber dónde poner los acentos.

Noticias relacionadas

Con la lámpara encendida
Cultura · Javier Mª Prades López
Publicamos la homilía de Javier Prades durante el funeral de Mikel Azurmendi el pasado 9 de agosto en la parroquia del Espíritu Santo de San Sebastián...
12 agosto 2021 | Me gusta 9